El Sindrome de Amy Winehouse que sufren muchas mujeres ¿Eres tú una de ellas?

Con tan sólo 27 años de edad, Amy Winehouse se había ganado la fama, el respeto y la admiración de personas de todas partes del mundo, contaba con el apoyo y el amor incondicional de sus fans, tenía dinero, fama y todo lo que alguien pudiera soñar a su corta edad. Lamentablemente para ella todo esto no fue suficiente, ella necesitaba algo más intenso en su vida: ¡necesitaba amor…! Y aunque la mayoría de las personas relacionan su muerte con una sobredosis de drogas, debido al estilo de vida que últimamente llevaba la cantante, lo que realmente la mató fue el amor.

amy winehouse

Una Amy Winehouse triste y vacía

Poseedora de una de las mejores voces en el mundo entero, Amy Winehouse tenía fama, tenía dinero, tenía el cariño de sus fans, tenía el respeto y admiración de sus colegas, pero siempre sintió que no valía nada, frágil y solitaria se rodeó de personas tóxicas que la lastimaban, sentía que no era merecedora del amor y por eso se empeñaba una y otra vez en hacer funcionar una relación que sencillamente no era para ella, la relación que al final la llevó a la muerte.

amy-winehouse-fumando

La soledad, el vacío, la baja autoestima y la poco valoración de sí misma hizo de Amy una mujer frágil que se apegaba a cualquiera que le ofreciese siquiera un poco de amor. Un poco de amor que fue tan tóxico que terminó con su vida.

La real causa de su muerteEl 23 de julio del año 2011 la artista Amy Winehouse de sólo 27 años de edad fue hallada muerta en su apartamento en Londres. Aunque la policía no pudo determinar la causa de muerte de la artista muchos suponen que se trataba de una sobredosis de drogas. Días después el padre de la cantante en una entrevista dada a la cadena CNN aclararía la causa de muerte: Amy había ligado sustancia que usaba para aliviar su síndrome de abstinencia.

“Todo lo que Amy  hizo lo hizo en exceso: se intoxicó en exceso y también se desintoxicó en exceso.” Expresó su padre.

El amor tóxico que la llevo a la muerte

La adicción de Amy tiene un pasado y tenía un porqué, su adicción tenía que ver precisamente con el amor, todo tuvo su origen en el año 2004 cuando Amy conoce en un Pub de Londres a Blake Fielder, y aunque en ese momento ambos tenían pareja, la atracción fue tanta, que decidieron que tenían que estar juntos.

amy-winehouse-y-blake-caminando

Tan sólo un año después en 2005, Blake abandonaría a Amy por su ex novia. Esta situación sumergió a la cantante británica en una depresión severa la cual intentó superar a base de antidepresivos.

Corría el año 2006, y Amy volvía a los escenarios, ya recuperada y con un nuevo álbum: Black is Black, un albúm en el que predominarían las letras tristes y melancólicas un tanto oscuras, las cuales denotaban el estado anímico en el que se encontraba la cantante cuando compuso las canciones. Todo iba bien hasta que apareció de nuevo Blake. Retomarían su relación y este sería el sello final de la vida de la joven.

“Nos amamos de una manera intensa y probablemente de una forma mal sana y co dependiente”, dijo Blake en un momento.

Ese mismo año la pareja contrae matrimonio, y en una entrevista realizada a Blake Fielder, este admitió que Amy conoció las drogas duras gracias a él, incluso admitió que cuando se separaban la adicción de Amy empeoraba.

Una de las fotos que más circuló en las redes sociales, fue una tomada en Soho, en donde ambos aparecían cortados y llenos de sangre. Blake contó para el documental: “Amy Winehouse: The untold Story”, habían tenido una discusión, él se corto al romper una botella, y ella por amor se hizo lo mismo. Ambos estaban súper drogados.

amy-wine-house-y-blake-cortados

El Sindrome de Amy Winehouse

En agosto Amy se vió obligada a cancelar unos conciertos alegando motivos de salud, la realidad era otra: había sido hospitalizada por una sobredosis de crack, heroína, cocaína, alcohol y ketamina.

amy-wine-house-y-blake

Finalmente en el año 2009 Amy presenta la demanda de divorcio. En un show de la BBC Amy confesó: “me enamoré de alguien y eso no me hizo nada bien”. En su documental Amy dice que tuvo que alejarse de Blake Fielder porque se rompían el corazón una y otra vez.

Amy estaba tan enamorada de Blake, que hacía y soportaba cualquier cosa por él. Si él se drogaba ella lo hacía, si él se cortaba ella se cortaba, como ella misma lo escribió en su canción “love is a losing game”, hay relaciones que están destinadas al fracaso y ésta fue una de ellas.

amy-wine-house-y-su-novio

Blake Fielder ha expresado recientemente su arrepentimiento por haber introducido a Amy al mundo de las drogas. Lastima que ya sea demasiado tarde para eso.

Si haz llegado hasta aquí de seguro ya sabes identificar las señales de alerta que nos muestra este síndrome, pero si no te ha quedado claro vamos a enumerarlas una a una.

Tienes el Sindrome de Amy Winehouse si:

1.- Le temes a los triunfos

2.- Sueles volver con tu pareja aun cuando ésta te ha lastimado en cualquiera de las tres maneras: verbal, física o psicológica.

3.- Te rodeas de personas tóxicas.

4.- No crees en ti misma y dudas de tu capacidad.

5.- No te sientes merecedora del amor.

6.- Te mientes a ti misma y evades la relación. (Él me pegó porque yo lo merezco; él me ama)

7.- Dependes de tu pareja y sientes que no puedes vivir sin él.

8.- Te empeñas en que la relación funcione una y otra vez.

Si sientes que posee algunas de éstas características, analiza bien y piensa si vale la pena perderse en la vida por alguien que lo más probable no sea el amor de nuestras vidas, y estemos tan ciega que no vemos más allá de nuestro propios ojos.

Antes de amar a alguien más; ¡Ámate, quiérete y valórate!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.