Has sido la mejor compañera

Ya llevamos muchos años en esta gran aventura, la cual es… estar casados.

Me alegra saber que aun a estas alturas de estar juntos no nos hemos cansado;

Por el contrario, el estar a tu lado se ha convertido en mi mejor pasatiempo.

Admito que quisiera estar así, hasta que se acaben todos mis años…

 

Me he dado cuenta de que hoy en día estamos más enamorados que nunca;

Que la relación que tenemos ha crecido y no hemos terminados como esas relaciones truncas;

Que no existe nada más bello que estar a tu lado bajo la luz de la luna;

Y que tú te has convertido en mi más grande e interesante fortuna.

 

Tanto tú como yo hemos cambiado en gran manera.

Yo aprendí muchas cosas de ti, las cuales modificaron mi vida por completo.

Del mismo modo, tú aprendiste cosas de mí que cambiaron tu vida entera,

Pues hoy en día tú tienes cosas de mí y yo tengo cosas tuyas de igual manera.

 

Yo recuerdo que antes de conocerte un hombre muy renegón era.

Me irritaba con facilidad y me molestaba por cosas que no valen la pena.

A veces te hablé un poco fuerte y causé que mal te sintieras,

Y no querer que pase eso fue lo que me motivo a cambiar mi vida entera.

 

Otro problema mío era mi limitada comunicación con las demás personas.

Difícilmente hacia amigos con quienes hablar como lo hacía tu persona,

Pero me enseñaste a socializarme con toda la gente que me rodeaba

Y me dijiste las claves para llevar una conversación que sea disfrutada.

 

Tú también tenías unos cuantos problemas que lograste solucionar

Y gracias a Dios yo tuve la dicha de ayudarte a mejorar.

No obstante, a mí hasta tus pequeños defectos me parecían especiales,

Pues yo te amaba tanto, que tus virtudes y hasta tus defectos me parecían geniales.

Tú solías ser muy indecisa en torno a las decisiones que tenías que tomar.

Aun para hacer nuestros alimentos no te decidías qué cosa cocinar.

Y siempre te la pasabas pensando en que es lo que a mí me podría gustar,

Mas yo siempre te repetía que todo lo hecho por tus manos, a mí me iba a encantar.

 

También eras un poco desorganizada con relación a los planes que tenías.

A veces confiabas en que para hacer una decena de cosas te alcanzaría el día

Y cuando te dabas cuenta de que ya no podrías hacer todo, ya nada hacías.

Pero yo me encargaba de hacer lo que te faltaba, debido a lo mucho que te quería.

Hoy luego de muchos años hemos superado todos esos pequeños problemas

Y me alegra saber que lo hicimos juntos como una inseparable pareja,

Pues tú me apoyaste a superar todo, sin insultos, ni quejas

E igualmente te apoye con todo mi amor y con todas mis fuerzas.

 

Yo sé que este amor que tenemos durará para siempre.

Eso es lo que dice mi corazón y lo que mi alma siente.

Por lo cual, quiero decirte delante de toda la gente:

¡Que quiero que estés a mi lado hasta el día de mi muerte…!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *