LOS CRISTIANOS NO DEBEMOS ENVIDIAR A LAS PERSONAS QUE TIENEN MAS DINERO

Success person on his money. 3d render.

LOS CRISTIANOS NO DEBEMOS ENVIDIAR A LAS PERSONAS QUE TIENEN MAS DINERO.

Algo que muchas veces nos sucede a gran parte de los cristianos es que nos sentimos un poco indignados al ver cómo es que las personas que no son cristianas progresan económicamente, pues en cierta forma es muy decepcionante tener a Dios y ver que ante la vista de muchas personas malignas “tenemos menos que ellos” y estos nos menosprecian por tener menos dinero que ellos.
Pero la biblia menciona que no debemos de tener envidia y porque envidiar o codiciar es algo malo y porque tenemos a Dios que es lo más importante, siendo además Dios el que nos bendice en gran manera.

“No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni desearás la casa de tu prójimo, ni su tierra, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo” (Deuteronomio 5:21)

La biblia nos menciona a un hombre llamado “Asaf” quien era un salmista y se encontró también en esta situación y menciona que casi se aparta de Dios, pues para él fue como una piedra de tropiezo el envidiar a las personas que no creían en Dios pero eran prosperados; todas las personas que pasan por esto generalmente hacen dos cosas, las cuales mencionare a continuación y son las cosas que NO DEBEMOS DE HACER LOS CRISTIANOS.

“En cuanto a mí, casi se deslizaron mis pies;
Por poco resbalaron mis pasos.
3 Porque tuve envidia de los arrogantes,
Viendo la prosperidad de los impíos” (Salmo 73:2-3)

1) COMPARARSE CON LAS PERSONAS MALIGNAS.
Este salmista al ver todo esto y “compararse” con ellos siente cierta envidia y por ello empezó a quejarse por las cosas que estos tenían, consideró que para ellos la vida es mucho más fácil ya que ellos no tienen que sufrir en manos de los opresores pues ellos mismos son los opresores que hacen daño a las personas justas.

“Porque no tienen congojas por su muerte,
Pues su vigor está entero.
5 No pasan trabajos como los otros mortales,
Ni son azotados como los demás hombres.
6 Por tanto, la soberbia los corona;
Se cubren de vestido de violencia.
7 Los ojos se les saltan de gordura;
Logran con creces los antojos del corazón.
8 Se mofan y hablan con maldad de hacer violencia;
Hablan con altanería.
9 Ponen su boca contra el cielo,
Y su lengua pasea la tierra
10Por eso Dios hará volver a su pueblo aquí,
Y aguas en abundancia serán extraídas para ellos.
11 Y dicen: ¿Cómo sabe Dios?
¿Y hay conocimiento en el Altísimo?
12 He aquí estos impíos,
Sin ser turbados del mundo, alcanzaron riquezas” (Salmo 73:4-12)
Los cristianos también caemos en el juego del enemigo y terminamos comparándonos con los mundanos y con las personas perversas, esto sucede por nuestra falta de confianza en Dios.

2) CREER QUE EL SEGUIR A DIOS Y BUSCAR SU SANTIDAD NO TIENE SENTIDO.
Luego de analizar todas estas cosas y ver que las cosas le son mucho más sencillas a las personas malignas, Asaf empezó a considerar que no tiene sentido el seguir a Dios, pues llegó a él la idea de que “en vano” se estaba esforzando en hacer el bien y por esto se queja delante de Dios.

“Verdaderamente en vano he limpiado mi corazón,
Y lavado mis manos en inocencia;
14 Pues he sido azotado todo el día,
Y castigado todas las mañanas” (Salmo 73:13-14)

Esta actitud también es una que también muchos cristianos mostramos al encontrarnos en estos momentos tan complicados, y lo único que con esto conseguimos es hacer que el enemigo se sienta feliz por nuestras decisiones y nuestras actitudes, ya que el diablo se aprovecha de este momento de “decepción” para apartar a los cristianos de Dios, satanás con esto muchas veces ha logrado hacer que muchos cristianos regresen al mundo, pero nosotros no tenemos que caer en esa trampa.

LAS 2 COSAS CORRECTAS QUE TIENE QUE HACER UN CRISTIANO.

1) PENSAR EN QUE TESTIMONIO LE DARÁ A LOS DEMÁS.

Luego de todo esto Asaf se puso a pensar en las consecuencias que tendrían sus actos y en lo que pensarían las personas que le conocen, pues se dio cuenta de que si hacía lo mismo que hacen las personas malignas, estaría siendo de maldición para los que le conocen, en vez de ser de bendición.
Por esta razón un cristiano antes de quejarse tiene que pensar primero en que testimonio dejará a los demás y que podría convertirse en piedra de tropiezo para otros.
“Si dijera yo: Hablaré como ellos,
He aquí, a la generación de tus hijos engañaría” (Salmos 73:15)

2) IR A LA IGLESIA.

Asaf recién comprendió como eran las cosas al ir nuevamente a la casa de Dios, se le quito esa venda que tenía en los ojos y por fin pudo ver cómo es que son las cosas en el mundo, pero esto pasó recién cuando fue a la casa de Dios.
Un cristiano tiene que ir a la iglesia para que allí sea instruido, exhorta y redargüido con la palabra, para que así el enemigo no pueda vencerlo y este pueda seguir su vida con alegría, tranquilidad y total normalidad.

“Hasta que entrando en el santuario de Dios,
Comprendí el fin de ellos” (Salmos 73:17)

Luego de ir a la iglesia recién se le serán reveladas las cosas a una persona, así como sucedió con Asaf.
“Ciertamente los has puesto en deslizaderos;
En asolamientos los harás caer.
19 !Cómo han sido asolados de repente!
Perecieron, se consumieron de terrores.
20 Como sueño del que despierta,
Así, Señor, cuando despertares, menospreciarás su apariencia” (Salmos 73:18-20)

Y sólo así una persona podrá reconocer sus errores y pedirle perdón a Dios por las cosas que estuvo pensando, al igual como sucedió con Asaf.
“Se llenó de amargura mi alma,
Y en mi corazón sentía punzadas.
22 Tan torpe era yo, que no entendía;
Era como una bestia delante de ti” (Salmos 73:21-22)

Por estas razones es muy importante congregarse en la iglesia, pues Dios allí nos revelará su voluntad y nos hará entender que lo mejor es estar junto a Él.
“Pero en cuanto a mí, el acercarme a Dios es el bien;
He puesto en Jehová el Señor mi esperanza,
Para contar todas tus obras” (Salmo 73:28)


What are your thoughts?