Poema Cristiano: «No Te Des Por Vencido»

Siervo de Dios, deja atrás la tristeza y ve hacia adelante. Pon tu mirada en Dios y una vez más vuelve a levantarte, pues no puedes estar triste como un hijo sin padre; teniendo a un Dios poderoso que vino a adoptarte.

 

Anímate y continúa corriendo esta exigente carrera, teniendo en cuenta que al final habrá una gran recompensa, pues Dios tiene preparado algo grandioso para los que perseveran y estos lo disfrutarán y se gozarán en gran manera.

 

Deposita en Dios todas tus fuerzas y tus esperanzas, Él hará algo grande por ti, si tu no desmayas; pues si tú confías con toda la fuerza de tu alma, Dios te ayudará y le traerá a tu vida mucha calma.

 

Yo sé que estás pasando por momentos muy difíciles, tal vez te sientes algo frustrado al estar pasando por días tan grises, pero ten en cuenta que luego vendrán los días felices; pues cuando se van las nubes sale el sol con poder irresistible.

 

Comprendo lo que sientes, pues también he pasado momentos muy complicados. Pasé días en los que no supe cómo afrontar las desgracias que habían pasado.

 

Me sentí sin fuerzas porque todos mis amigos me habían abandonado, pero en medio de todo ese gran conflicto, Dios estuvo a mi lado. Se acercó a mí y me dijo palabras que no había yo esperado, me dijo qué hacer para salir de ese lugar en el que me había quedado y con su gran poder me hizo comprender que todo obra para bien al fin y al cabo.

 

Por todas esas cosas tan complicadas que yo enfrente en el pasado puedo decirte hoy que todo se solucionará en menos de lo que has pensado, pero para ello tienes que confiar en que Dios con tu vida hará algo, y que las situaciones que estas enfrentando han pasado por algo.

Por eso puedo decirte que con Dios todo termina bien, que la tristeza es algo que no te debe detener, pues confiando en Dios siempre vas a vencer y que con su ayuda todo a tu favor se va a volver.

 

Tómate de la mano de tu Señor, que ha venido a rescatarte. Pon tu mirada en tu Salvador, quien ha venido a ayudarte tómate de su diestra poderosa, para que Él pueda levantarte y procura aprender de las cosas que Dios va a enseñarte.

 

Despójate del problema que ya no puedes llevar sobre tu espalda, entregándolo a nuestro Dios, pues él es quien hará más ligera tu carga. Te quitará esa inmensa tristeza que en este momento te embarga y te devolverá la alegría que en este momento te hace falta.

 

En este día diles adiós a todas tus preocupaciones, entregándole a Dios el control de todas tus emociones. Permitiéndole que convierta en alegría todas tus aflicciones, de manera que a todos tus problemas les traiga soluciones; pues Dios quiere hacer cosas que superen todas tus razones.

By: Cristian Flores


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *