¿QUE SUCEDE AL MORIR?

ya viene
¿QUE SUCEDE AL MORIR?

Muchas personas siempre han tenido el deseo de averiguar que sucede cuando las personas mueren, esta es una de las preguntas que se hacen todas las personas y es el motivo por el que todos hemos reflexionado muchas veces, pero la respuesta es simple: “Luego de morir las personas se pueden ir al cielo o sino al infierno”.
El día de hoy te explicaremos a través de este video como es que Jesús nos ha dado una entrada al cielo gracias a su inmenso sacrificio realizado en la cruz del calvario.

LAS PERSONAS QUE CREEN Y ACEPTAN A JESÚS OBTIENEN TODOS LOS REGALOS QUE DIOS NOS ENTREGÓ
a) La Salvación: “si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10:9)
b) La potestad de ser hecho hijo de Dios:   “A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 
Más a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios” (Juan 1:11-13)
c) La vida eterna:  “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16)
d) La posibilidad de llevar la salvación también a su familia: “ Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa” (Hechos 16:31)

LAS PERSONAS QUE NO CREEN EN JESÚS SE CONDENAN POR NO CREER
El regalo de Dios está disponible para todos, pero no todos lo aceptan y se condenan por el simple hecho de que no quisieron recibir la salvación; Dios no quiere que nadie se vaya al infierno, el problema consiste en que las personas no quieren acercarse a Jesús para que sus pecados sean perdonados y obtengan así la entrada al cielo;  esto sucede porque estas personas aman hacer las cosas desagradables delante de Dios.
“Porque no envió Dios a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. 
El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Dios. 
Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas. 
Porque todo aquel que hace lo malo, aborrece la luz y no viene a la luz, para que sus obras no sean reprendidas” (Juan 3:17-20)


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.