Rajú: 5 décadas de tortura y su conmovedora vuelta a la vida

Llorar. Eso fue lo que hizo Rajú, quien no paraba de derramar una lagrima tras otra, ante la mirada atónita de los espectadores. Antes se pensaba que esta capacidad solo la tenían los seres humanos, por ser considerados los animales “pensantes” y “emocionales”, pero este hecho pone de manifiesto que no es así, también es una capacidad que tienen aquellos seres que creemos “irracionales”.

¿Cómo podemos afirmar que no piensan, que no sienten, que no se comunican entre ellos? ¿Sólo porque no hablan? Esto, sin duda alguna, debería interpelar al ser humano…llevarnos a pensar: ¿quién es más animal, ellos porque no puede comunicarse como nosotros o nosotros que se supone que pensamos pero infligimos daño a voluntad contra los más indefensos? Parece que no tiene mucha discusión la cosa.

 

imagen 2

MIRA POR TODO LO QUE TUVO QUE PASAR ESTE POBRE ELEFANTITO…

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.