Seguramente has visto esta imagen miles de veces en tu casa, pero ¿conoces el misterio detrás de esta imagen?

Sin duda en algún momento has visto una imagen de Jesucristo. De hecho, algunos de las representaciones de Jesús más familiares para los americanos y gran parte de Latinoamérica fueron creadas en Chicago por un artista poco conocido. A continuación, te presentaremos al creador de las las imágenes más famosas de Cristo, se trata de Warner Sallman, por allá por la década de los 20s, exactamente en 1924.

Sallman se graduó en el Instituto de Arte de Chicago y se convirtió en artista comercial. Él creo esta imagen y está en exhibición en el Centro Billy Graham en Wheaton.

Hijo de hombre

Sallman, aunque había hecho otros trabajos, ya que hizo un gran número de retratos en óleo, tizas; hizo un sinnúmero de paisajes, pero seguramente te asombrará saber que es mejor conocido por ser el autor de la “Cabeza del Cristo” cuando era director voluntario de arte para la revista de la Alianza Evangélica.

Sallman debía tener listo algo para el mes de febrero de 1924, por lo que se esforzó en crear una imagen para la fecha límite. Él cuenta que se quedó dormido y la visión de Cristo le llegó a él, y la llamó Hijo del hombre. Primero la dibujó en carbón de leña y más tarde realizó una pintura al óleo sobre lienzo, pero el Cristo más famoso de Sallman fue la pintura hecha en 1940, la pintura que representa a un Jesús iluminado sobre una pared marrón.

Warner Sallman, aunque no es un nombre bien conocido en círculos de arte o incluso en los círculos eclesiásticos ha contribuido substancialmente al lenguaje de la Iglesia; especialmente en el siglo 20, cuando muchos de nosotros nos familiarizamos con las imágenes, pero no las asociamos con Sallman, nombre que hemos visto en la Biblia, en oraciones  tarjetas conmemorativas colgadas en la pared o circulando por Internet.

La Cabeza de Cristo

La cabeza del Cristo de Sallman recibió una inesperada popularidad. De hecho, se estima que ha sido copiado más de 500 mil millones de veces, y se convirtió en un ícono y conocido como el Jesús americano, que era sólo una parte de todo lo que representaba el protestantismo y la Iglesia Católica.

Sallman tuvo un papel importante en los retratos para la Primera Iglesia Metodista en el centro de Chicago y contribuyó también en miles de portadas de la vida cristiana.

Aquí se ve en la portada de 1967. Sallman pintó la imagen tamaño billetera y estás fueron entregadas a los soldados y mujeres en la Segunda Guerra Mundial.

El trabajo de Sallman fue honrado incluso después de su muerte en 1968, pero a pesar de la popularidad de sus imágenes, las cuales han sido criticadas por los críticos de arte del clero e historiadores culturales.

En el islam, por ejemplo, ha sido criticado por pintar un Jesús muy pasivo, ha sido criticado de que tal vez su Jesús es demasiado caucásico, pero Sallman era un artista comercial sueco, viviendo en Chicago y pintó un Jesús que ahora está al alcance de la mano y está relacionado hasta el día de hoy en todo lo que se refiere a su imagen. Aunque en la Biblia no exista una descripción de él. Es más, diríamos que el retrato que pinto es normativo, pero según él se trata de la visión que tuvo.

 

Esta imagen de Cristo tiene un gran significado para la gente en medio de las vicisitudes y las tristezas de la vida, ya que al ser humano le es difícil imaginar, pues Sallman, por ejemplo,  con su imagen de Cristo en Getsemaní le dio un rostro al Salvador del mundo. Ese retrato fue pintado por el Sallman en 1940 y él copió a Johann Heinrich Hoffmann, quien pintó el original en 1890 y se puede encontrar el original en Riverside, en la iglesia en la ciudad de Nueva York. Fue un regalo de John D. Rockefeller.

El Sr. Sallman pintó el suyo propio y él tenía a Cristo mirando hacia la derecha.

Con archivos tomados prestados, incluido en el Wheaton College, se expusieron algunas de estas piezas las cuales nunca se había mostrado en público, así que, esta es una reunión única de material.

Aunque la Biblia claramente dice que no se puede hacer imagen de nada de lo que este arriba o abajo, y muchos menos adorarles, se esperaba que la gente al contemplarla considerara la forma en la que se relaciona con Jesús. Tú, ¿qué opinas?