Me Gustaste Desde Que Te Vi Por Primera Vez

cora
Tan solo bastó con ver tu foto un segundo
para darme cuenta que encontré a la mujer más bella del mundo.
Solo fue necesario hablar contigo un momento
para descubrir que el amor puede llegar en muy poco tiempo.
Me enamoraron tus lindos ojos
y quedé asombrado al ver tu rostro.
Tu sonrisa cautivo mi corazón
y pusiste en mi vida una gran ilusión.

 

No sabía que una mujer me pudiese cautivar tan fácilmente.
Esto es algo que no había pasado antes por mi mente,
pero un montón de escenas románticas vi en mi subconsciente
al tomar mi tiempo durante unos minutos tan solo para verte.

 

Tal vez muchas personas puedan pensar y hasta decir que estoy loco,
pues no es muy normal enamorarse de alguien conociéndola tan poco
y ciertamente yo también considere este suceso como algo ilógico;
pero me empezaste a gustar, trayendo a mi corazón un sentimiento mágico.

 

El cielo se hizo visible en tus lindos ojos
y me sentí tan enamorado como ningún otro.
Me quedé durante varios minutos como un tonto;
sin saber qué decir ni tampoco qué hacer ante tanto asombro,
pero luego noté que es el amor lo que causó tanto alboroto
y quise pasarme todos mis días contemplando tus fotos.

 

Trajiste a mi vida un sin fin de ilusiones,
un mar inmenso lleno de lindas emociones.
Tanto así, que cambiaron todas mis acciones
y ahora quisiera escribirte versos y canciones.

 

¿Y qué puedo hacer si me gustas tanto?
Me atrevería a decir que ya hasta te amo,
mi corazón late por ti como el de un niño enamorado
y te digo esto sin decir ni el más mínimo engaño.

 

Me importas mucho y no sabes cuánto.
Eres para mí como el sueño anhelado.
Ese sueño tan bello, pero tan lejano,
el cual me llena de amor por todos lados.
Por quien quisiera escribir versos muy detallados

 

Sé que no lograré llegar a enamorarte,
pero me basta con ser tu amigo y así verte.
Tal vez no me permitas abrazarte,
pero quisiera siempre cerca tenerte.

 

Sin importar lo que pase, no dejaré de agradecerte
el haberme dado la gran dicha de llegar conocerte,
pues trajiste algo muy hermoso a mi mente
y pusiste en mí una ilusión muy, pero muy fuerte.

 

Ante todo, prometo siempre ayudarte.
Mi amistad por siempre brindarte;
en todo lo que pueda intentaré aconsejarte
y mi cariño en todo momento voy a darte.

 

Si te veo triste trataré de consolarte;
si necesitas compañía, voy a acompañarte.
Cuando estés triste una sonrisa intentaré sacarte
para que así puedas ver cuánto puedo amarte.

 

Quiero terminar estos cortos versos diciéndote que, en serio, me gustas mucho;
que anhelo con todo mi corazón que mis palabras te den mucho gusto,
y que quisiera ser para ti, mucho más que tan solo otro amigo tuyo;
pues esta es la razón por la que te escribo y también la razón por la que lucho.

By Cristian Flores.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *