6 señales que advierten que tu hígado está acumulando toxina

Sabías que el hígado es uno de los órganos vitales de nuestro cuerpo? Es el órgano interno más grande que se encuentra en la parte superior derecha de nuestro abdomen, debajo del diafragma.

Tiene muchas funciones esenciales, como producir proteínas y factores de coagulación sanguínea, triglicéridos y colesterol, síntesis de glucógeno y producción de bilis.

Existen numerosas enfermedades que pueden afectar al hígado y provocar complicaciones fatales. Es por esto que debemos proteger este órgano y mejorar sus funciones eliminando las toxinas de nuestro cuerpo y prevenir sus efectos nocivos.

Aquí tienes seis señales de advertencia que indican que tu hígado puede estar acumulando toxinas.

Alergias. 
Cuando nuestro hígado siente que algo no está bien, comienza a crear anticuerpos que atacan los compuestos dañinos y los hacen desaparecer. En los casos en que nuestro hígado este acumulando toxinas no hará su trabajo correctamente y dejará que los alérgenos se desarrollen en el cuerpo, provocando que sientas los síntomas de alergia.

Fatiga crónica.
Los médicos afirman que la fatiga crónica es uno de los síntomas más comunes de toxicidad hepática. Las toxinas en nuestro cuerpo interrumpen el metabolismo muscular, producen dolores y fatiga física. Por lo tanto, si a menudo te sientes cansado sin ninguna causa aparente, debes consultar a tu médico inmediatamente y desintoxicar tu cuerpo antes de que sea demasiado tarde.

Sentir dolor en el área del hígado. 
Como dijimos, el hígado está ubicado en la parte superior derecha del abdomen, debajo del diafragma. Entonces, si comienzas a sentir dolor en esta área, debes sospechar de algún trastorno hepático. El dolor puede ser bastante intenso y puede ocurrir varias veces al día.

Hinchazón de piernas y tobillos. 
Muchos de los trastornos hepáticos conducen a la hipertensión portal, que es la razón de la acumulación de líquido en las piernas. Este edema es indoloro y puedes notarlo en tus piernas, pantorrillas o muslos. Puedes reducirlo aplicando compresas frías, pero debes visitar a tu médico y tratar el problema real.

Aumento de peso. 
Cuando nuestro hígado está lleno de toxinas, no puede actuar contra ellas, y en muchos casos, almacena las toxinas sin filtrar en las células de grasa. Ganarás peso extra por un período corto, y hagas lo que hagas no reducirás el peso extra hasta que desintoxiques tu cuerpo y te deshagas de las toxinas.

Piel y ojos amarillos. 
La condición de la piel amarilla y los ojos amarillos se conoce como ictericia. Sucede porque nuestro hígado hace que el sistema acumule demasiada bilirrubina, que es un pigmento amarillo formado por la rotura de los glóbulos rojos muertos en el hígado.

Si notas algunos de estos síntomas, no debes perder tiempo; debes consultar a tu médico de inmediato y encontrar la forma de desintoxicar tu cuerpo de las toxinas.