Abre tus brazos a la vida

Abre tus brazos a la vida.

No temas si el frío del invierno golpea tus mejillas…

O si el calor del verano despierta el dolor de tus heridas.

Detrás de ti, cual guía soberano: padre amoroso, amigo sincero.

Yo colocó Sobre tus hombros mis manos

y hablando mi palabra fortalezco tus brazos;

Derramando en ti mi poder, diciendo:

«Estoy aquí, delante de ti, cual guerrero voy peleando.

Detrás de ti guiando tu corazón,

tus decisiones,

tus pensamientos voy afirmando.

Es hora de acelerar tu paso

y de conquistar la tierra que te he dado.

Es hora de enfrentar la vida sin miedo,

De tomar la victoria que ya es tuya:

para ti la he ganado.

Es hora de que continúes hacia delante

y ya no mires al pasado

es tiempo de que aceptes todo lo que yo te quiero dar,

te estoy bendiciendo porque quiero bendecirte,

quiero verte feliz porque ya perdoné todos tus pecados,

deseo mirarte sonreír,

Porque todo lo malo ha quedado atrás,

Si lloras, llora, pero de felicidad,

no extrañes más las cosas que te causaron tristeza,

Te he dado una Nueva Visión,

tu destino divino te espera,

mírate a ti mismo de otra manera,

Levántate hoy con fe, y sin temor abre los brazos a la vida, AMÉN


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *