Hoy Dispongo Mi Corazón Para Que Me Permitas Conocerte

Man praying as the sun rises in the mountains.

Vengo ante tu presencia con un corazón dispuesto a obedecerte
Y con el anhelo de que hoy me des la dicha de conocerte.
En este día vine ante ti con el deseo de entenderte
y con una mente abierta para poder comprenderte.
Separé mi tiempo exclusivamente para hablar contigo,
me dispuse a tratar de que podamos ser amigos.
Siendo tú de todo este anhelo el motivo
y el que ha hecho todas las cosas que percibo.

Te pido que renueves mi mente y todo mi entendimiento
para poder comprender lo que Tú haces en cada momento.
Deposita en mi mente sabiduría y lléname de conocimiento
para poder entender todo aquello que ahora no entiendo…
Exhórtame cuantas veces fuese necesario
para poder vivir en rectitud a diario;
de modo que estén tus palabras en mi vocabulario
y trataré yo de decir todas las palabras que dicen tus labios.

Examíname y dime cuantas cosas no he hecho bien
para poder corregirlo y enseñar a otros también,
de manera que todo termine siendo para bien;
pues tú me enseñaste a hacer lo bueno sin importar a quien.

Lléname de tu Espíritu y toma por completo mi vida
para ser instrumento tuyo hasta el día de tu venida.
Satúrame de tu Espíritu y dame vino nuevo
para poder lograr todo lo que ahora no puedo.

Durante todos estos años obtuve mucho conocimiento terrenal.
Gané muchos reconocimientos y mi ego muchas veces se llegó a elevar,
mas hoy he empezado a buscar algo muchas veces más especial:
está es tu presencia la que me rescata y libra de todo mal.

Siempre consideré que lo mejor sería ser más inteligente que todos los demás,
hasta que en el día en el que menos lo pensaba, contigo me llegué a encontrar.
Desde aquel día con mi vida poco a poco comenzaste a tratar,
hasta que me convenciste que todo lo que yo pensé antes estaba mal.

Me has hecho comprender que es mejor la amistad que la fama;
que el dinero nunca llegará a ser tan valioso como una alma;
que hay cosas que se compran, pero causan más dicha cuando se regalan,
y que el amor es mucho mejor que un montón de oro y plata.

Sin duda, el conocimiento terrenal es algo muy grande
pero el celestial es mucho más impresionante.
Así como este no hay nada tan gratificante,
pues usar esto resulta para los demás edificante.

Me has vencido con todo esto que has ido enseñándome.
Me has hecho entender que de nada vale que viva engañándome,
pues todo lo que tú quieres es que yo viva perfeccionándome;
guiado por tu Palabra, la cual poco a poco irá moldeándome.

Por todo esto, quisiera entregarme en alma y cuerpo
ante tu voluntad y ante cada uno de tus decretos
para realizarlos uno por uno y por completo,
hasta que termines tu obra en la vida de este siervo.

By: Cristian Flores.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *