Amo Tu Sonrisa Y Me Encantan Tus Ojos

ojos
Existen muchas cosas en ti las cuales me gustan mucho.
Algunas cosas que haces, que piensas y algunas que de ti escucho;
pues tu voz, tu forma de ser y tu manera de pensar son las que alborotan mi mundo
y son estas las cualidades de la mujer con quien yo quisiera compartir mi futuro.

 

Físicamente eres una mujer muy hermosa.
Al crearte, Dios te hizo como la más bella rosa;
como una princesa digna de la más cara corona,
la cual luego se convirtió hoy en día en la reina más hermosa.

 

Me encantan los lindos ojos que tú tienes.
Esos ojos que me encantan y me enloquecen,
los cuales tienen un color que te cae perfectamente
y hacen que cuando yo te vea me enloquezca rápidamente.

 

Tus ojos me permiten apreciar tu precioso corazón.
Tus ojos me dan acceso a contemplar lo que en ti es mejor.
Tus ojos me brindan la posibilidad de conocer tu interior
y, por esta razón, siento que del conocimiento nace el amor.

 

En cada una de tus bellas fotos que yo observo todo el tiempo
para contemplar tus lindos ojitos por un rato me detengo.
En dicho instante me quedo callado y tan solo pienso
en que soy una persona muy dichosa desde que te tengo.

 

¡Wow, me fascina tu bella sonrisa!
Me anima, me enamora y me domina.
Me enamora tanto, casi me cautiva.
Es esa sonrisa la que siempre me inspira.

 

Tu sonrisa hace que me sienta también muy alegre.
Llega hasta lo profundo de mi alma y mi mente.
Es como si un volcán se encendiera en mí al verte,
el cual al erupcionar emite amor y deseos de protegerte.

 

Por esta razón, quisiera escribirte muchos versos
aunque sé que no todos me saldrán bien, pero haré el intento,
demostrando de esta manera que realmente te quiero
y que con todo el corazón por ti siempre me esfuerzo.

 

Ya no quiero esperar más para llegar a verte.
Mi corazón me lo pide, está muy impaciente
y ya no sé cómo calmar están ansias de poder verte,
pues todos los días repite tu nombre mi subconsciente.

 

En medio de la soledad imagino tu voz como una melodía
salida como el primer rayo de luz al iniciar el día.
Escucharte es como haber oído una hermosa poesía,
solo que esta es hermosa sin necesidad de ninguna rima.

 

Ha pasado poco desde la última vez que te escuche hablar.
Estabas resfriada y decías que se te oía muy, muy mal.
Pero aun en ese momento tu voz a mí me parecía genial,
pues tú eres un encanto en todo tiempo, en toda hora y lugar.

 

Yo te amo demasiado y por eso te quiero siempre amar.
Quisiera que te cases conmigo y que lleguemos juntos hasta el final.
No quiero que lo nuestro se quede tan solo en una relación de novios, deseo con toda el alma que lleguemos a ser un matrimonio sólido que dure por la eternidad.

By: Cristian Flores


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *