Hasta en la luna, el poderoso Nombre de Jesús