hablar de sexo con los hijos. Cómo hacerlo?


APLICACION DIOS ES BUENO ANDROID, PONLA EN TU CELULAR

hablar de sexo con los hijos Hablar de sexo con los hijos no siempre es fácil; pero es un hecho irrefutable, nuestros niños crecen y con ellos crece también su curiosidad.

Como parte de la solución a esta problemática, los colegios ahora incluyen temas de sexualidad. Es decir, en las escuelas se enseña el sexo como si fuere una asignatura de matemáticas o ciencias naturales.

Nadie ha podido contestar la pregunta #7 de este test de la biblia,click aqui


¡Baja esta aplicación de Preguntas Biblicas para Android! click aqui 

>> http://hyperurl.co/e4qj3b

Aunque en las escuelas les hablen de sexo, ellos tienen preguntas que quizás no les hagan a sus maestros. Son preguntas que las tendrá que contestar usted mismo, ya que no hay en este mundo nadie mejor que usted para decirle a su hijo lo que más le conviene o no, lo que está bien y lo que está mal.

Cuando hable de sexo con los hijos, evite:

– Comenzar a hablar con sus hijos de la sexualidad a una edad tardía.
Es preferible hablar de sexo con los hijos durante sus primeros años de vida. Ahora bien, dice el refrán: “Nunca es tarde, si la dicha es buena”. Hablar de sexo con sus hijos es muy importante, no importa si aún no lo ha hecho; siempre es posible hablar de sexo con sus hijos. Preferiblemente hágalo a medida que estos vayan creciendo. Conforme ellos crezcan, también crecerá su curiosidad.

– Sea accesible.
Si su hijo desea comunicarle alguna inquietud sobre el sexo, sea abierto. Que el niño/a sienta que usted se encuentra disponible para ellos y que está en la mejor disposición de escucharlos.
– No sienta vergüenza.
No sienta vergüenza al hablar de sexo con sus hijos, tanto usted como sus hijos deben ver el sexo como algo normal y natural.
– No le hable mentiras.
– No evada preguntas.
– Llame las cosas por su nombre.
Conviene hablar de sexo con los hijos, cuando ellos comiencen a tomar conciencia de su cuerpo. Las partes intimas del cuerpo tienen su nombre, no tiene porqué ponerle apodos. Para usted será más fácil si acostumbra a su hijo a llamar las partes del cuerpo por su nombre. La mano se llama “mano”; las piernas, “piernas”; los brazos, “brazos”; el pene, “pene”; la vulva, “vulva”.
En esta etapa usted debe estar preparado, ya que sus hijos comenzaran a preguntarle cosas como: ¿Por qué él hace pis de píe mientras yo lo hago sentada? ¿Por qué soy distinto de mi hermanita/o? ¿Cómo nací yo?

Hablar de sexo con los hijos no será fácil; pero piense en las enfermedades de transmisión sexual, en los embarazos no deseados. Piense en todo lo que usted podrá evitar si es abierto y amoroso con sus hijos. Hábleles de sexo, no se arrepentirá.


Escribe tu comentario aqui

Comenta aqui

Deja tu importante respuesta

Tu direccion electronica no sera publicada