¿Cuáles son las causas del dolor de axila?

La axila es una de las áreas más delicada del cuerpo humano. Las molestias en esta zona pueden aparecer  por una lesión o por otras causas.

¿En algún momento has tenido dolor de axila? Debido a que en esta parte del cuerpo están localizados muchos tendones, vasos sanguíneos y nervios, no resultará extraño que en algún momento experimentes inconvenientes en esta área.

En realidad, las axilas están conectadas a algunos músculos que pueden inflamar los ganglios.

Por eso, es muy importante identificar el inconveniente y evaluar si el dolor molesta a la hora de hacer movimientos con los brazos. Si es así, debes acudir al médico. Solo en casos muy extremos, en aquellos en que los ganglios estén dañados, se necesita una intervención quirúrgica.

Síntomas

Aparición de bultos.

Dolor (que podría ser leve, moderado o severo).

Entumecimiento.

Ardor.

Hinchazón.

Causas del dolor de axila

1. Hidradenitis supurativa

La hidradenitis supurativa es considerada una enfermedad crónica, la cual está caracterizada por la aparición de abscesos, nódulos o cicatrices en áreas donde hay glándulas sudoríparas apocrinas. Esto significa que es muy común que se presente en las axilas.

Los bultos fabrican túneles debajo de la piel que tapan los folículos. Entre las señales de riesgo están:

Tabaquismo.

Sobrepeso.

Alteración hormonal.

Bajas defensas.

2. Linfadenitis axilar

Este trastorno ocurre cuando se inflaman los ganglios linfáticos. Por lo general, se presenta debajo de la ingle, cuello y axilas. Entre sus síntomas se destacan:

Hinchazón.

Fiebre.

Enrojecimiento.

Dolor al tacto.

Entumecimiento.

El área se puede sentir caliente.

La  linfadenitis axilar es causada por una infección. Los médicos indican una prueba de sangre para saber cual es la causa y, en algunos casos, se puede hacer una biopsia para eliminar la posibilidad de cáncer.

3. Tirón muscular en la axila

Este tipo de contusión presenta síntomas como dolor agudo y repentino en la axila. Por lo general, lo tienen las personas que efectúan levantamiento de pesas o realizan ejercicios parecidos.

La tensión muscular causa rigidez, debilidad, fatiga y en ciertos casos ardor en el área. Para solucionar esto, se debe disminuir la inflamación y evitar moverse para no perjudicar los músculos desgarrados.

Se recomienda utilizar compresas frías por 20 minutos y optar por antiinflamatorios. Pero lo más importante, e recomendable descansar entre 3 y 6 semanas.

4. Angina de pecho

La angina de pecho se presenta como un dolor intenso debido a que no hay mucha irrigación sanguínea hacia el músculo cardiaco. Este dolor se puede extender a diferentes partes del cuerpo como: cuello, brazos, hombros, espalda y axilas. Entre sus síntomas el paciente puede presentar:

Mareos.

Fatiga.

Sudoración excesiva.

Náuseas.

Si la persona presenta dolor de axila y en el pecho es recomendable acudir a consulta médica.

5. Ansiedad

Algunas veces el dolor de axila puede suceder por somatización. Esto significa que en realidad no hay un daño fisiológico que esté ocasionando deterioro en los ganglios, pero por el cuerpo se percibe el dolor gracias  a un estado de ansiedad prolongado o estrés.

Las personas con ansiedad tienden a preocuparse de forma intensa y constante, lo cual hace que sientan molestias físicas.

Cuando ocurren estos casos, se le recomienda a la persona que trate de tomar las cosas con calma. Si ve que el dolor aparece en situaciones de tensión y estrés, puede que se trate de una somatización.

6. Cáncer de mama

El hecho de que el cáncer de mama sea una de las causas posibles del dolor de axila no quiere decir que sea la única, así que no hay que alarmarse, la idea es prevenir.

Este tipo de cáncer empieza con el ataque de las células a los conductos encargados de producir leche. También puede empezar en el tejido glandular. Si los ganglios se encuentran muy inflamados, quizás afecten el área de las axilas. Las señales de riesgo son:

Bulto en el pecho.

Pezón invertido.

Descamación alrededor del pezón.

Enrojecimiento y picor en la zona.

Cambio en la forma y tamaño de la mama.

Si estás presentando alguno de los síntomas mencionados, debes acudir al médico y realizarte una mamografía o biopsia, para localizar la causa del dolor y saber si se trata de cáncer de mama.

7. Reflujo

En términos médicos se conoce como indigestión o reflujo gastroesofágico. Luego de comer, los ácidos localizados en el estómago descomponen los alimentos.

No obstante, en ciertos casos el músculo se debilita y los ácidos gástricos ascienden por el esófago, lo cual causa ardor en la zona del pecho y se puede expandir hacia las axilas.