Dios puede sanar la depresión

Mitos sobre la depresiónExisten muchos mitos sobre la depresión. Estos mitos, lejos de ayudarte, te descontrolan y te hacen caer en una depresión aún más profunda. Por ejemplo, presta atención al siguiente mito:

Mito # 1: «No existe nada que puedas hacer”

Cuando nos cerramos a las posibilidades con frases como “no existe nada que pueda hacer”, nos estamos cerrando a una gran verdad que radica en que hay muchísimo que podemos hacer. Es muy importante, aun estando deprimidos, seguir yendo a la Iglesia y estar en contacto con Dios y su pueblo, ya que es allí donde Dios nos hablará.

En Hebreos se nos ordena específicamente que lo hagamos, y se nos prohíbe explícitamente hacer lo contrario.

Hebreos 10:25

“No dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca”

Asimismo, cuando nos sintamos sin brújula, abatidos por la tristeza, debemos ir a la Iglesia y tratar de participar tanto como podamos ya que es en la casa del Señor donde encontraremos aliento.

Mito # 2: Nadie entiende lo que sufro

Una de las actitudes más peligrosas intrínseca a la depresión es la autocompasión. Aunque la autocompasión no siempre es mala, ya que nos hace reflexionar y buscar maneras de cambiar, pero cuando sentir autocompasión nos aísla… es realmente algo malo. Y cuando va más allá, y se hace con regularidad, puede convertirse en blasfemia.

Podemos encontrar apoyo

Con respecto al apoyo y consuelo que nos brindan los amigos, al asumir una actitud de derrota y autocompasión, podemos ser rechazados.

La compasión práctica hace algo concreto para aliviar el sufrimiento. Además, al estar triste estamos en la búsqueda de empatía. Queremos que nos comprendan, y, a menudo, creemos erróneamente que no podemos ser comprendidos por alguien que no ha sufrido de manera similar.

Para salir de la depresión e identificar la causa de nuestras dolencias es importante que alguien conecte con lo que sentimos, aunque esta conexión quizás no nos llegue a brindar la ayuda necesaria.

Mitos sobre la depresiónEs decir, mientras algunos pueden sentir empatía por nosotros y nuestras angustias, a lo mejor no están en condiciones de ayudar en un sentido práctico. Otros pueden apreciar o sentir compasión por lo que soportamos sin “sentirlo”, y también estar dispuestos y ser capaces de hacer algo para ayudarnos con nuestra difícil situación.

Mito #3: Queremos justificar nuestra desesperación

Por otro lado, la desesperación frecuentemente está asociada muchas veces al egocentrismo, la distorsión de la realidad y el sufrimiento.

Por eso, debemos reflexionar sobre la naturaleza universal del sufrimiento y la capacidad de las personas que ha sufrido de maneras muy distintas de las que nos afligen para ofrecer una forma general de consuelo que, si se acepta por la persona deprimida, puede darle las fuerzas necesarias para salir de sus tristezas y dolor.

Por otro lado, la Biblia contiene muchas historias de personas que quizás están pasando por tu situación. También en los Salmos y proverbios obtenemos consejos prácticos para poder lidiar con la depresión y cualquier situación que no podamos manejar.

Su Palabra es como un faro que nos guía en la terrible oscuridad.