No eres rico por cuanto tienes, sino por cuanto puedes dar..

Un hijo vive una vida de resentimiento hacia su padre, solo se da cuenta años después de las verdaderas intenciones de su padre.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.