le estoy hablando a tu corazon de campeon

Le estoy hablando a tu corazón de campeón y hoy te digo, no te rindas, no desistas, no te desesperes, no le des cabida a la duda y el temor. Yo soy tu protector, yo soy tu escudo, tu fortaleza, yo soy tu amigo, soy tu Padre, YO SOY TU DIOS, te lo repito, YO SOY TU DIOS.

Tu recibirás las bendiciones destinadas solo para los valientes. Levántate porque hoy es el gran día de tu liberación. Ha sido mucho el tiempo que has pasado en la tristeza, se fueron acabando tus fuerzas, pero como siempre, en medio de las pruebas demostraste tu gran valor, por algo eres mi hijo y desde el vientre de tu madre yo decidí que nacerías y vivirías para prosperar y bendecir. Pero el enemigo infame quiso enredarte en sus mentiras crueles. Para destruir tu animo usó sus mensajeros de maldad.

Tu corazón sencillo cedió a las amenazas, te llenaste de miedo, pero siempre dentro de tu corazón había una llama que no podías explicar y cuando parecía que habías tocado el fondo del pozo de la desesperación, oíste mi voz que te llamaba, yo mismo te buscaba y te rescaté con gran victoria, fuiste testigo de mi gloria, de maravillas y milagros que yo quise hacer en ti.

Ahora mismo en medio de estas pruebas que atraviesas, levántate, párate firme y demuéstrales a los enemigos que en tu humildad y sencillez mora mi grandeza, tienes que pelear, en tu oración vive mi poder. Las cosas bellas que me pidas te daré, conforme a mi voluntad te responderé.  Voy a proveerte lo que necesitas. Tengo que prepararte y fortalecerte para las grandes cosas que muy pronto han de venir. Quiero en estos días que vienen, enfoques tu atención en buscarme y escucharme, voy a revelarte tu destino, cambiaré tu vida. Pronto lo haré, espérame. Te amo.

Amén