Mi Novia Es La Mejor

pappapapa

Eres hermosa, aún más de lo que había soñado.

Eres tan bella, el mejor regalo que Dios me ha dado.

No cabe duda de que eres mucho mejor que un sueño realizado

y, por estas razones, de ti inevitablemente me he enamorado.

 

No hay duda de que me enamoré de la mujer más bella.

Tuve la dicha de encontrarme con una linda princesa,

la cual se convirtió en la una persona en la que mi mente piensa;

y aquella persona eres y siempre serás tú, mi amada reina.

 

Eres muy especial, todo es hermoso cuando estoy contigo.

Eres muy dulce, tus palabras son como miel de olivo.

Eres tan tierna, todo lo haces con amor y con mucho cuidado,

Por eso eres mi princesa, la mujer que va conmigo a todos lados. 

 

Detienes el tiempo cuando pones sobre mí tu mirada

y me haces sentir tan bien que siempre me quedo sin palabras.

Haces que las tardes sean hermosas y muy largas

cuando tú estás conmigo y al oído me hablas.

 

Tú haces que el aburrimiento y el trajín del día desaparezcan

cuando sales conmigo un rato. Antes de que anochezca 

la vida que, por ratos se ve marchita, tú haces que florezca,

causando así que mi tristeza, aburrimiento o agotamiento desaparezcan.

 

Cambias mi tristeza en alegría, con solo decir unas palabras,

pues me siento muy feliz al saber que tú realmente me amas. 

Es tan maravilloso oír detenidamente tus hermosas palabras,

me gusta hacerlo mucho más que oír cualquier canción o balada.

 

Las personas comunes no entenderían lo que estoy diciendo.

Tal vez nunca han vivido lo que hoy estoy viviendo,

pues ninguna persona más tiene a la novia hermosa que tengo

y, por esta razón, dudo que entiendan lo que estoy escribiendo.

 

Cada día que pasa me siento mucho más fascinado.

Esta bendición que tengo es lo mejor que me ha pasado.

No creo que todas las personas, esto hayan experimentado,

pues no todos tienen a la bella mujer que yo tengo a mi lado.

 

Amada mía, princesa mía, te invito a volar por siempre a mi lado.

Vayamos mucho más lejos de lo que alguna vez hemos pensado.

Acerquémonos a ese gran futuro que muchas veces hemos planeado

y, al alcanzarlo, tracémonos uno que se encuentre más allá de lo soñado.

 

Estando contigo no siento temor a enfrentarme a mi destino.

No tengo miedo porque sé que allí estarás conmigo.

Me ayudarás, me animarás y siempre me brindarás tu abrigo

Y, así mismo, todos mis días yo también haré contigo.

 

Perfeccionemos el lazo que nos une desde que éramos amigos.

Busquemos conocernos más, hasta llegar a ser como uno mismo.

Conozcamos nuestras ideas, anhelos y todo lo que hemos querido

para poder amarnos aún más de lo que hasta ahora hemos podido.

By: Cristian Flores


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *