Mujer cristiana vivió 6 meses con su esposo muerto esperando que resucitara

Mujer cristiana vivió 6 meses con su esposo muerto esperando que resucitara

 

Mujer cristiana vivió 6 meses con su esposo muerto esperando que resucitara 1

 

Toronto, Canadá – La van que ven en la foto es de Peter Wald. Esta fotografía fue tomada por Google Maps en 2011. El cadáver de Wald de 51 años fue hallado en su casa en Hamilton el año pasado.

Este lunes la esposa del difunto, Kaling Wald, se declaró culpable de no notificar a la policía o al juez de instrucción que su marido había muerto a causa de una enfermedad que no había sido tratada.

La pareja tenía seis hijos en edades comprendidas entre los 11 y 22 años. Además de sus hijos en la casa vivían otros seis adultos. Kaling oró junto a sus  seis hijos pidiendo la resurrección de su marido, quien ya tenía seis meses de fallecido. El cadáver de Wald estaba en avanzado estado de descomposición y no pudo ser reconocido por fotografías.

Kaling, una mujer cristiana,  explicó que para ella la muerte de su marido fue un golpe muy duro. La mujer de 50 años mantuvo el cadáver de su esposo, Peter Wald, de 52 años, encerrado en una habitación del segundo piso de su casa; en la cual sello puertas y ventanas para que no saliera el mal olor. Cada vez que los vecinos curiosos preguntaban por el Sr. Wald, ella les decía que su marido estaba “en las manos de Dios“.

Después de las investigaciones, la corte determinó que el esposo de Kaling Wald murió probablemente el 20 de marzo de 2013. Él padecía de diabetes, pero se negó a ir al hospital después de que su pie izquierdo se infectó severamente, porque él creía que Dios lo sanaría. No obstante, la familia nunca reportó la muerte de Wald a las autoridades; las mismas se dieron cuenta de lo ocurrido porque la familia enfrentaba un desalojo por no pagar la hipoteca de la casa.

Al parecer Kaling Wald no tenía pensado notificar lo sucedido, pues cuando el sheriff llegó para efectuar el desalojo el 17 de septiembre de 2013, las pertenencias de Peter Wald estaban empacadas y “ready to go” (listas para irse).

Sin embargo, cuando ella abrió la puerta de la habitación donde había dejado el cuerpo de su esposo para Jesús, el cadáver se encontraba en un avanzado estado de descomposición y ya había atraído a los roedores. Sus pies sobresalían debajo de las mantas y… CONTINÚA EN LA PÁGINA SIGUIENTE

ANTES DE JUZGAR A ESTA MUJER, LEE LAS VERDADERAS RAZONES  QUE  LE IMPIDIERON REPORTARLO 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.