Necesitas un milagro necesitas que extienda

Necesitas un milagro, necesitas que extienda mi mano y te libre de tantas cosas que te lastiman, te duelen, te confunden y te llenan de ansiedad.

Necesitas mi poder, tienes hambre y sed de paz, de calma, de poder cerrar tus ojos, dormir con tranquilidad y despertar en alegría.

Necesitas mi amor y mi amor lo tienes, tienes que abrazarte hoy con todas tus fuerzas a la fe que te sostiene, a la promesa que te he dado.

Yo soy tu abogado, Yo te defiendo, Yo soy tu pastor, Yo te proveo. Yo soy tu Dios, en mis manos te protejo. Yo soy tu amigo y juntos nos alegraremos cuando a tu puerta toque la bendición que has esperado.

Te lo prometo, espérala, te lo garantizo, la recibirás, te lo aseguro, muchas cosas cambiarán. Permite que tus pensamientos sean llenos con mis promesas que te sanan. Quiero que renueves tu forma de pensar, que cambies tu manera de reaccionar, que cuando enfrentes obstáculos pienses primero en que no te voy a abandonar, aunque la prueba que enfrentes parezca difícil y dolorosa.

Puedes tomarte de mi mano, tu sabes que te amo. ¿Cómo te voy a dejar después de tanto cariño que te he dado? Eres mi hijo, eres para mi importante. Siempre que enfrentes una situación difícil vendrá el enemigo a tratar de derrotarte, va a querer arrastrarte al rincón de la tristeza, pero en tu corazón lo sabes, no estás solo, no estás desamparado, eres muy valioso para mí, eres mi hijo amado y te lo repito para que no lo olvides, tienes que recordar mis promesas que son buenas, reales, poderosas, verdaderas.

Mi pacto es inquebrantable, mi compromiso es eterno.

Yo estaré siempre contigo.

 

Amén