Mira me pediste que te hablara necesitas

Mira, me pediste que te hablara. Necesitas sentir la seguridad de que irás por buen camino y hoy he venido para revelarte mis planes y mis pensamientos. Primero, toma un momento. Limpia tu alma de malos sentimientos, Yo te perdono. Para de pensar en que estás solo. Nunca te he abandonado. Apártate de esas personas que todavía en su mente creen que viven solas, que no quieren creer en mis promesas. Yo prometí siempre estar presente, si ellos deciden no creer, tu no te dejes contagiar de tanta falta de fe. Yo te lo repito, ESTOY AQUÍ CONTIGO.

Cree y siente, soy tu Padre, siente y piensa, nunca te he dejado, piensa y reflexiona, tuviste días horribles, tiempos peores, noches de luchas terribles, dime, contesta:

¿Cuándo fuiste derrotado?

Mírate en un espejo, tócate el rostro, siente tu corazón, tu espíritu está sano, vives en libertad para decidir y pensar. Y si algo material te falta, no tiene nada que ver con el hecho real y firme de que SÍ TE AMO. Yo estuve, estoy, estaré contigo, nunca te faltarán mis promesas y en el fondo de tu alma tú lo sabes: Yo te amo.  Un día por la tarde, en una cruz clavado, lo grité: ¡Consumado Es!

La prueba más grande de amor quedó por siempre plasmada en los confines de los tiempos, el amor que nadie podrá quitarte, que pocos pueden entender y sólo quienes se aferran a mi amor sagrado, podrán los obstáculos vencer y permanecer sin ser desarraigados por las tormentas, por los vientos.

Mis planes para ti, Yo los sé, mis pensamientos fueron los mismos ayer, hoy y siempre.

Te amé, te amo y te seguiré amando.

Créelo ahora y refúgiate en mis brazos, déjame a mí los retos que te agobian.

Hasta hoy tu fe no se ha desvanecido, cree en mi palabra, permanece en mí, yo seguiré estando a tu lado aquí, nunca me he ido…

Te amo.

Amén.