Remedios caseros para deshacerse de las arrugas

Algunas personas hacen todo lo posible para evitar mirarse en el espejo cuando las arrugas comienzan a multiplicarse a medida que envejecen. Las arrugas son causadas por una piel delgada y flácida. Aparecen particularmente en la cara, el cuello, el dorso de las manos y la parte superior de los antebrazos.

Las arrugas se producen como parte del proceso de envejecimiento natural, cuando el colágeno y la elastina en el tejido conectivo de la piel se debilitan y se rompen debido a los cambios en los fibroblastos que producen colágeno y elastina.

Las arrugas prematuras o excesivas también pueden ser causadas por factores como la exposición excesiva a la luz solar o ambientes hostiles, el tabaquismo, el uso de ciertas drogas, el estrés excesivo, la pérdida repentina de peso, la pérdida de vitamina E y la predisposición genética.

Hay muchos remedios caseros fáciles que ayudan a reducir las arrugas y evitar la formación de nuevas.

Aceite de oliva.

El aceite de oliva es excelente para masajear tu piel. Buena fuente de antioxidantes, así como de vitaminas A y E, que combaten los radicales libres que dañan la piel.

El masaje regular con aceite de oliva sobre el área afectada hidratará, reparará y regenerará las células de la piel.

Aloe vera.

La planta de aloe vera contiene ácido málico que ayuda a reducir las arrugas al mejorar la elasticidad de la piel.

Simplemente corte una hoja de sábila y extraiga su gel. Aplíquelo sobre su piel y déjelo actuar de 15 a 20 minutos. Lávelo con agua tibia.

Jengibre.

El jengibre funciona como un excelente remedio antiarrugas debido a su alto contenido de antioxidantes. Además, ayuda a inhibir la descomposición de la elastina, una de las principales causas de arrugas y líneas finas.

Mezcle una pizca de jengibre rallado con una cucharada de miel. Come esta mezcla todas las mañanas. También puede tomar té de jengibre dos veces al día.

Bananas.

Las bananas son ricas en vitaminas, minerales y antioxidantes que combaten las causas de las arrugas y líneas finas. Usar este remedio dos veces por semana rejuvenecerá su piel y tratará las arrugas de manera natural.

Haga puré dos bananas hasta que tenga consistencia de una pasta espesa. Aplique en las áreas arrugadas. Déjelo actuar durante media hora y lávelo con agua tibia. Séllelo con un poco de humectante.