Seguros de vida, auto, y casa. ¿Por qué los cristianos no los compran?

Familia felizMe encontré con mi amigo Fabian, él es agente de seguros. Cuando le pregunté que cómo le iba, me empezó a narrar sus aventuras y cosas que le habían pasado con sus clientes. Pero de repente, así de la nada, me hizo una pregunta que me dejo frío.

– Oye, ¿por qué los cristianos casi nunca compran algún tipo de seguro, y si los compran, casi en seguida dejan de pagarlos?

– Bueno, creo que estas hablando en general, ¿verdad?  Ese es el problema de muchos. Piensan que todos los miembros de un grupo, nación, religión, raza, etc. son iguales y, no es así. Mucha gente crece, se supera, aprende. No creo que lo que dices es verdad.

– Pues, mira, de todos mis amigos de la iglesia, sólo uno entre diez, es puntual y comprometido en el pago de sus seguros. Los demás siempre me dan pretextos tontos, con todo respeto. Y, ¿te digo la verdad? No miento, que han sido muchos los que después de un accidente de auto, vienen a tratar de «meterle gol» a la compañía, quiero decir, que quieren comprar el seguro cuando a veces el auto ya ni existe. Pero eso sí, cuando tuvieron la oportunidad, siempre dijeron que lo iban a poner en oración,  o que «Dios les dijo que no compraran seguros», o que el pastor les sugirió que mejor ese dinero se lo dieran a Dios. ¡Pero bueno!,  me da tristeza ver a mis hermanos y amigos a veces en la ruina, por no haber tenido la voluntad de  gastar unos cuantos dólares y prevenir calamidades financieras; comprando el seguro o «aseguranza», como le dicen aquí en «Estamos Sumidos».

– ¿En dónde?

– ¡Ja ja ja!, en Estados Unidos, quise decir…

Lo que me dijo Fabian me puso a pensar. Es verdad. Mi amigo Roberto falleció siendo un hombre joven y dejó a sus pequeñas hijas en la ruina. En cambio, su vecino, quien pertenece a una iglesia de la cual Roberto decía que  «no eran cristianos», la pareja se accidentó y la esposa quedó muy golpeada y  estuvo en cama por meses; pero gracias a un seguro de auto y otro de gastos médicos, ellos no pasaron problemas financieros.

(Continuará)


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *