Señales de cataratas y algunos tratamientos naturales.

Una persona afectada de cataratas sabe bien en qué consiste este mal. Pero para quienes no han sufrido sus síntomas, esta enfermedad puede ser un misterio.

Algunas buenas decisiones como usar gafas con protección UV, dejar de fumar y llevar una dieta balanceada puede reducir parcialmente las cataratas.

Según cuentan los que padecen esta enfermedad que es como ver las cosas a través de un cristal empañado y sin poder limpiarlo.

Las cataratas no necesariamente están relacionadas con la edad avanzada. Por ello, es importante adoptar costumbres que ayuden la salud a largo plazo.

Ahora te vamos a hablar de los síntomas más comunes y de algunos tratamientos naturales para las cataratas.

¿Qué son las cataratas?

Se le llama así a la opacidad progresiva del lente natural del ojo humano. Hablamos de una sensación de visión nublada que se va empeorando con lentitud cuando no es tratada como se debe.

A los 40 años, la bioquímica del organismo empieza a cambiar. Las proteínas que deben ser sintetizadas por las células de los ojos al perder elasticidad se endurecen.

Las proteínas se amontonan en algunos puntos de la lente ocular causando grumos blanquecinos, que pueden ser vistos en los ojos de los afectados.

No obstante, estos grumos blanquecinos no aparecen de repente. Las cataratas van evolucionando lentamente, mientras el ojo trata de acostumbrarse a ese bloqueo blanquecino.

Tipos de cataratas

Hay tres tipos diferentes de cataratas oculares, cuyos nombres se relacionan con la parte del ojo que perjudican.

Catarata cordical

Son las cataratas más visibles debido a que son pequeñas áreas opacas y blancas. Estas opacidades se pueden observar como cuñas pequeñas ubicadas en la periferia del cristalino.

Catarata nuclear

Esta catarata ocurre en el núcleo del cristalino. Es la más frecuente entre adultos con edades superiores a los 70 años.

Catarata subcapsular

Este tipo es muy difícil de identificarla a simple vista. Aún así, el paciente siente sus efectos rápido a medida que evoluciona la enfermedad.

Los diabéticos son muy propensos a padecer cataratas subcapsulares.

Síntomas de las cataratas

Los síntomas de esta enfermedad son muchos, pero podemos nombrar:

Dificultad para ver en penumbra o espacios oscuros.

Cambio constante de prescripción en las lentes, esto quiere decir que las cataratas están empeorando la salud visual con rapidez.

Visión doble en un sólo ojo.

Visión borrosa o nublada.

Colores amarillentos.

Dificultad al leer.

Hipersensibilidad a la luz.

Visión difusa de la fuente de luz, como lámparas y velas.

Los síntomas de las cataratas son muy parecidos a los de la miopía o el astigmatismo.

Por estas razones es importante consultar tu médico con frecuencia si empiezas a notar dos o más de estos síntomas.

De manera natural puedes tratar las cataratas

Algunos médicos dicen que estos grumos blanquecinos no se pueden prevenir. Pero existen algunos tratamientos naturales  para reducir un poco esta enfeermedad.

Te presentamos algunas ideas para tratarlas de manera natural.

Evita los hábitos nocivos

Reducir el consumo de alcohol y dejar de fumar son dos elecciones que aumentarán tu calidad de vida.

Lleva una dieta balanceada

La dieta es un factor importante al prevenir enfermedades degenerativas. Una dieta balanceada mejora la autoregulación efectiva y el equilibrio del organismo.

La autoregulación favorece el buen estado de las proteínas que recopila el organismo.

Usa siempre protección solar

Aunque suene descabellado, mucho tiempo expuestos a los rayos ultravioletas del sol puede contribuir al desarrollo de cataratas. Los rayos UV pueden dañar las proteínas y otras enzimas oculares, degradándolas y oxidándolas.

Así, las enzimas abandonan sus funciones principales beneficiosas para el ojo.

Utiliza sombreros de ala ancha y gafas oscuras para resguardarte de los rayos UV. Así proteges a tus enzimas de la degradación.

Usa gotas para los ojos.

Regularmente observamos a algunos ancianos utilizando gotas oculares indicadas por algún médico.

Las gotas ayudan a que los ojos se mantengan sanos e hidratados, evitando que los nervios ópticos trabajen en exceso por falta de lubricación, reduciendo así las cataratas.