¿Haz oído hablar del síndrome de la cabeza explosiva?

El síndrome es una condición en la que una persona percibe un ruido fuerte, como un disparo, una explosión o un choque fuerte, al quedarse dormido. Es una condición real que afecta a un gran número de personas.

Como era de esperar, ya sea que el ruido sea real o no, pensar que oíste un sonido fuerte cuando estás a punto de ir a la tierra de los sueños puede hacer que tu corazón se salte un latido. Esto puede interrumpir tu sueño, lo que a su vez puede provocar una variedad de problemas de salud.

Acerca del síndrome de cabeza explosiva.

Poco se sabe sobre el síndrome de la cabeza explosiva, y la experiencia de las personas varía. Algunas personas pueden tener múltiples “ataques” en una noche, mientras que otras las tienen raramente.

Los investigadores no están seguros de por qué ocurre esto. Puede tener algo que ver con estar extremadamente cansado o estresado o incluso tener convulsiones menores.

La afección parece ser más común en mujeres que en hombres y generalmente comienza después de los 50 años. El síntoma principal es un sonido súbito imaginario o una explosión en su cabeza justo antes de quedarse dormido o inmediatamente después de despertarse en la noche.

El síndrome de la cabeza explosiva puede interrumpir su sueño, por lo que le resulta difícil descansar por la noche, especialmente si ocurre con frecuencia.

Tratamiento para el síndrome de la cabeza explosiva.

Un especialista en medicina del sueño puede ayudar a diagnosticar su problema y desarrollar un plan para ayudarlo a dormir mejor.

La Academia Estadounidense de Medicina del Sueño recomienda que mantenga un diario de sueño durante dos semanas. Esto ayudará a su médico a tener una mejor idea de sus hábitos de sueño y a descartar o confirmar si puede estar experimentando otro tipo de trastorno del sueño.

Además, tenga en cuenta sus niveles de estrés para ver si eso aumenta los ataques que experimenta. Si hay una conexión, busque maneras de reducir su estrés antes de acostarse, como por ejemplo, orar, caminar o leer un libro.

Mantenga una rutina de sueño consistente, acostándose y levantándose a la misma hora todos los días. Tener una correcta rutina del sueño puede ayudar con una variedad de trastornos del sueño.