Conozca algunos consejos para combatir el reflujo gastroesofágico

 

Para prevenir el reflujo gastroesofágico se recomienda usar ropas holgadas que no le haga presión el estómago, debido a que las prendas ajustadas pueden incrementar la presión en la zona.

El reflujo gastroesofágico aparece por un grupo de síntomas que se desatan en el momento que los jugos ácidos del estómago logran devolverse hacia el esófago y la boca.

Se siente como un efecto de quemazón en la parte alta del vientre, la cual viene siempre acompañada con agruras, dolor torácico y ciertas molestias para deglutir los alimentos.

El reflujo gastroesofágico ocurre cuando hay debilitamiento del esfínter esofágico. Éste es una válvula muscular cuya función principal es conservar los alimentos y líquidos en el estómago.

Aunque no se puede considerar una enfermedad como tal, y suele ocurrir de manera esporádica, se recomienda adoptar algunas medidas preventivas para no padecer otras complicaciones.

Debido a que hay algunas causas que pueden favorecer su desarrollo, queremos a continuación compartir con ustedes algunos consejos que ayudan a combatirlo.

Estos son algunos de ellos.

 

1. Evitar el estrés

Estar expuesto constantemente a situaciones de estrés es una de las consecuencias de reflujo gastroesofágico  que más se pasan por alto.

Muchas personas creen que no tienen relación alguna, pero la verdad es que tienen mucho que ver.

El estrés crea reacciones nerviosas que cambian algunos de los procesos que se ejecutan en el tubo digestivo, ocasionando dificultades en la digestión de los alimentos.

Aumenta la segregación de sustancias como la adrenalina, la cual está asociada con el incremento de la secreción de jugos ácidos.

2. Adoptar una buena postura

La postura corporal durante y luego de haber comido ejerce un papel bastante importante en el funcionamiento del aparato digestivo.

Esta favorece el movimiento de los alimentos desde la boca hasta el estómago y, por el efecto de gravedad, ayuda a conservar el contenido ácido donde debe estar.

Tomar una posición inapropiada o acostarse luego de comer, incrementa las contracciones abdominales y facilitan el paso de los jugos hacia el esófago.

3. Consumir infusiones

Las propiedades digestivas y antiácidas de ciertos ingredientes naturales nos sirven como complemento para evitar y tratar los síntomas del reflujo gastroesofágico.

Estas infusiones regulan el pH del estómago y ayudan a prevenir el debilitamiento del esfínter que normaliza el paso de los fluidos ácidos.

Algunas infusiones recomendadas son: Hinojo, menta, cardamomo, jengibre, canela, limón, semillas de mostaza y semillas de lino.

4. Evita las comidas irritantes

La causa principal de los frecuentes episodios de reflujo gastroesofágico son los malos hábitos alimenticios.

Consumir platos muy llenos o combinar ciertos alimentos son algunos de las causas de irritación en el estómago.

Por los motivos citados y para evitar los síntomas, la mejor alternativa es controlar el consumo de: Dulces y bollería, carnes embutidas, comidas enlatadas, harinas refinadas, comidas ricas en sodio y condimentos picantes.

5. Dejar de fumar

Las personas que fuman deben abandonar este hábito si quieren controlar el exceso de acidez en el esófago y el estómago.

Las toxinas en el tabaco disminuyen la producción de saliva, una sustancia muy favorable para contrarrestar los ácidos y evitar agruras.

Estas causan una deshidratación en la boca y la garganta que, luego, ocasionan complicaciones por la aparición de sustancias ácidas.

6. Bajar de peso

Las personas con sobrepeso y obesidad suelen padecer con bastante frecuencia las molestias del reflujo.

El exceso de peso causa una presión en el estómago que, por lo regular, posibilita la devolución del contenido ácido hacia el esófago.

Conservar un peso sano y equilibrado posibilita la digestión de los alimentos y baja la tendencia a padecer este problema.

7. Usar ropa cómoda

Aunque muchos no lo piensen así, usar algunas prendas ajustadas favorece la devolución de los jugos ácidos del estómago hacia la parte de arriba.

Las correas, los pantalones apretados y algunas camisas, incrementan la presión intraabdominal y, luego de comer, ayudan en la salida del contenido gástrico.

Utilizar prendas sueltas o desabotonarse luego de comer, son algunas de las formas simples de prevenir este problema.

8. Evitar o limitar el consumo de bebidas alcohólicas

Ingerir bebidas alcohólicas en exceso causa una irritación en el revestimiento del estómago y, además de reflujo gastroesofágico, puede causar otros incómodos síntomas.

Sus toxinas hacen más difícil el proceso de digestión y hacen que se bloquee la función de la válvula que restringe el ascenso de los jugos ácidos hacia la boca.

Para prevenir el reflujo gastroesofágico se recomienda usar ropas holgadas que no le haga presión el estómago, debido a que las prendas ajustadas pueden incrementar la presión en la zona

Si el síntoma continúa, o aparece sin razón alguna, debes consultar al médico para determinar si la causa es una enfermedad de mayor cuidado.