Dios te dice hoy: Verás que valió la pena haber esperado tanto

Dios te dice hoy:

Vienen días mejores, vienen días bellos, prepárate para la bendición, mas no llenes con palabras de quejas el cofre de tus sueños.

Llénate de esperanza y no le des tiempo y espacio a los pensamientos de derrota, no escuches los juicios de la oscuridad, permite que tu ser se alumbre con la majestuosa luz de la promesa santa.

Quedará atrás el momento del dolor, has pasado tanto tiempo en angustiosa espera, pero se acerca pronto el momento de tu solución, el amanecer de tu respuesta.

Está muy cercana tu liberación, pronto verás que vale la pena aguantar en silencio y sin quejas esperando con paciencia por la gracia de tu soberano Dios.

Yo escucho tu ruego, de ti tengo misericordia. No te preocupes, yo te daré mucho más de lo que me pides porque te daré lo mejor para tu vida, cosas maravillosas que tu ni te imaginas. POR FAVOR CONTINUA LEYENDO DESPUÉS DE ESTA IMAGEN.

Cuando los días corran, cuando los meses pasen no olvides  que el gozo que estarás viviendo fue nacido del dolor, fue regado en llanto, fue alimentado con desesperación, pero fue transformado en nuevos tiempos de amor y bendición y todo esto no debes olvidarlo para que no seas tentado y te llenes de orgullo pensando que tantas  y tan maravillosas bendiciones por tus propias fuerzas tu las has ganado.

Mantente siempre en oración alerta porque el enemigo anda como león rugiente y tratará de devorar tu convicción, va a querer acabar con tu fe y echar en tierra todos los planes que hoy tienes.

Pero tú conoces mi voz, tu eres mi oveja. En tu corazón lo sabes, Yo Soy quien te confirma que nada se podrá oponer, nadie te podrá robar la bendición que para ti ha sido destinada.

Comprométete conmigo y atrévete a creerme, y yo no me olvidaré de mis promesas cuando llegue el tiempo de responderte, no me olvidaré de tus lágrimas, no habrás llorado en vano,  tú lo verás en el momento exacto, cuando recibas el premio a tu valor y la recompensa a todo lo que te has sacrificado.

Los años pasan rápido, parece que el tiempo se va volando, por eso quiero que te atesores y recuerdes con reverencia las palabras que te estoy hablando.

Nunca perderás mi amor de eso puedes sentirte seguro, nunca te apartarás de mi gracia y siempre estará para ti disponible mi misericordia.

Gózate ahora, alégrate, prepárate para muy pronto recibir con tus brazos abiertos mi respuesta.

AMÉN

Escrito para ti en  oración, amor, y reverencia a Dios por Hermes Alberto Carvajal


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *