En medio de este conflicto estoy contigo

En medio de este conflicto estoy contigo, aunque tus ojos no me vean yo sigo trabajando, mis manos no paran de construir y crear para ti el futuro de bendición que para ti tengo planeado. Tú y tu familia están protegidos en mis manos, tiempos de alegría y de prosperidad te están esperando. No dudes de mis planes, no desconfíes nunca de mis palabras, no te desanimes porque algunas puertas no se abran, o porque algunos planes no han salido como planeabas.

Cree en mí entonces con todas tus fuerzas, confía en mí como un bebe pequeño confía en su madre, descansa apaciblemente que aquí te tengo cobijado en mis brazos. La tempestad es a veces fuerte, lo sé y lo estoy viendo, que el enemigo está tratando de destruir tu fe golpeándote con hirientes vientos. Pero ¿Quién soy yo? Soy tu Padre poderoso, desde antes de que vieses la luz, yo ya te había escogido y había preparado para ti tiempos maravillosos. Yo te ayudaré a que atravieses la tormenta victorioso, habla mi palabra y se calmarán los vientos, cuando las nubes oscuras de la aflicción sean quitadas, verás que, así como hay miles de estrellas en el firmamento, así mismo para ti tengo tantas bendiciones, tantas situaciones bellas, tantas lecciones, miles de experiencias maravillosas que te elevarán a un nivel mayor de sabiduría y gracia.

Serán prosperados en gran manera tú y toda tu casa. Hasta hoy no has vivido tanta bendición, por eso tienes que prepararte, para que tu corazón sea siempre humilde y recuerdes que te saqué del pozo de la aflicción en el día en que me llamaste, para que tú también sientas el deseo de ayudar a muchos. Primeramente, a tu familia, a los que te rodean, después te levantarás y extenderás tus alas como el águila y llevarás grande bendición a naciones enteras.

Este tiempo de sufrimiento va a pasar, créelo con fe, espéralo con seguridad. Vienen cosas bellas y grandes para ti. Una prueba más de que te amo y te amaré por la eternidad. Amén.