Entiendo lo que sientes se lo que piensas

Entiendo lo que sientes, sé lo que piensas y la respuesta a tus preguntas, la solución a tus problemas muy pronto llegará a tus manos, hablaré a tu corazón, la escucharás en tu alma.

Dejarás de llorar y se acabará tu tensión y tu nerviosismo. Crees en mí, esto es lo que te fortalece y te sostiene. Es tu fe, arraigada en el terreno de tus pensamientos, la que da firmeza y estabilidad a tus sentimientos. Tu fe obrará milagros, derrotará enemigos, derribará obstáculos, abrirá nuevos caminos.

Tu fe en mí, en mi sangre derramada, en mi pacto eterno, en mi palabra escrita. Por tu fe, nada te derriba, tu fe nadie te la quita.

Quiero que siempre que ores, me pidas con confianza, te daré siempre lo que necesites y todo lo que te estorba o te está sirviendo de tropiezo, lo quitaré de tu vida, lo alejaré de tu casa.

Quiero que tu y tu familia sean libres de toda ansiedad y todo miedo, quiero que siempre confíen con todo su corazón que yo soy quien los sano, les proveo y los sostengo. Soy quien los guarda y los cuida. Abriré las puertas y traeré para ustedes una gran oportunidad.

Tienes que ser valiente, crecer en mi palabra para reconocer el día en que tu bendición vendrá. No tengas en poco las cosas pequeñas que envío a tu vida, porque aún lo poco, yo puedo multiplicarlo y créeme que eso haré. Muchas cosas vendrán a tu vida que ni te imaginas ni esperas, yo te voy a sorprender. Lo hago porque quiero verte feliz, que te levantes, me gusta ver esa chispa de alegría en tus ojos.

Vales para mí muchísimo, más que diamantes y que oro, quiero que vivas y logres todas las cosas bellas que puedas soñar.

Creerás en mí, ¿Me lo prometes?

Tu corazón será siempre mío, ¿Te comprometes? Dime ahora que si lo harás. Amén.