Ese asunto que te ha estado preocupando

Ese asunto que te ha estado preocupando, lo tengo en mis manos y lo voy a resolver, créeme con todo tu corazón porque yo te estoy hablando,

Encomienda tu camino cada día ante mi presencia poderosa, confía en mí con todas tus fuerzas y tus pasos yo guiaré.

Te daré lo mejor, lo que hace crecer tu alma, aquello que te mantiene junto a mi y no permitiré que nada te arrebate de mi amor.

No luches más en tus fuerzas, te estás agotando, mejor cierra tus ojos un momento después de leer estas palabras y entrégame toda tu ansiedad, trae a mis pies la carga de tu preocupación.

Porque no serás derrotado, no serás avergonzado, yo te ayudaré en todo lo que has pedido, sólo requiero que guardes tu corazón, que no le des importancia a las palabras de personas que te quieren ver caer.

No dejes que siembren en tu alma el desaliento, aléjate de los que quieren verte triste, de aquellos que dicen que no tienes valor. Porque tú has creído en mí y tú sabes que para mí vales. Porque vales mucho y te amo; yo mismo vengo a recordarte la grandeza de mi amor y todo lo que quiero hacer por ti.

Tus conflictos vencerás, serás libre y bendecido, de ti tengo misericordia, tus heridas sanaré, el dolor de tus huesos quitaré, los sentimientos que te hieren cada día me llevaré y te llenaré de gozo santo y de felicidad.

Secaré el llanto de tus ojos, pondré de nuevo en tus labios una sonrisa hermosa.  Con tu boca cantarás y anunciarás cuánto me amas. Los que te aborrecían lo verán y reconocerán que mi mano te ha guardado con amor.

Habla estas palabras en voz alta con todo tu corazón:

Más el Señor está conmigo como poderoso gigante, por tanto, los que me persiguen tropezarán y no prevalecerán.

Amén.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *