Estas palabras son para un corazoncito

Estas palabras son para un corazoncito que llora, porque cree que ha perdido lo que más amaba y siente que a su alrededor todo se derrumba.

Yo te digo hoy que no me he olvidado de ti, me has llamado en tu soledad clamando a mi nombre.  Quiero que lo sepas, que hay un propósito en lo que está pasando, pronto cosecharás mil bendiciones y mucha felicidad por cada lágrima que has sembrado.

Recibirás tanta alegría que ya no te acordarás de tu pasado, atrás quedarán todas las desdichas, todos los recuerdos y las cosas que te habían lastimado.

Vístete de fuerza, ven a mi presencia y recibe en tu corazón el gozo, escucha de mi propia voz que yo te digo que para mí eres muy valioso.

Para tu vida hay un propósito, para tu sufrimiento un fin y aunque en un tiempo llorabas, un día me agradecerás que te haya tomado de la mano y te haya guiado hasta el lugar donde hoy estás, porque es aquí donde tu vida recibirá un cambio sobrenatural.

Cuando veas como todo se transforma para tu bendición, tu corazón no endurezcas, no te niegues a creerlo, que tu espíritu sea muy sensible y se vista de humildad para que puedas reconocerlo, que todo lo que estás logrando no viene por tus propias fuerzas, ni por tus finos talentos, sino que todo lo que estás recibiendo viene directamente desde el cielo.

Te amo mucho y por eso te bendigo, te ayudo y te prospero para que tú hagas lo mismo, para que mires con misericordia a todos los que te han ofendido, para que no guardes rencor, para que tu alma se llene de perdón, para que de tus labios salgan palabras que levantan, que animan y que a muchos servirán para su edificación.

Yo sé que me entiendes y no tengo que darte muchas explicaciones.  Ve a mi palabra y lee si tienes más preguntas, alista tu alma porque tu corazón dolido sanaré y llenaré de paz.  Mantente siempre en mi presencia porque sólo así, muchas más bendiciones en tu vida recibirás. Amén.