Estoy alistando para ti una mesa de bendiciones

Estoy alistando para ti una mesa de bendiciones, en presencia de tus enemigos y te levantaré delante de todas las naciones.

Pon atención a lo que te pido: Ten fe, se obediente, persevera en la paciencia. Por el mañana no tengas preocupación, yo te lo repito, lo que te toca a ti hacer es perseverar, obedecer y dejar todo en mis manos, por algo soy tu Padre y tu Dios.

El tiempo que te regalo cada día no es para que lo gastes en preocuparte, si decides no confiar en mí y entregarte a la ansiedad, ofendes mi cariño, atraes tristeza a tu alma y a tu cuerpo enfermedad. Pero te entiendo, a veces ya cansado y sin saber qué hacer, pierdes los estribos, pero siempre estaré a tu lado para recordarte que no he venido a juzgarte y que también soy tu amigo. Yo soy la mejor medicina para aliviar todos tus dolores, esos que apuñalan tu cuerpo con crueldad y aquellos que con espadas venenosas atraviesan el umbral de tus emociones. En tu angustia, te respondo, en el peligro te protejo, en tu necesidad, tienes mi ayuda, te he concedido mi apoyo para siempre, para ti, tu familia y todas tus generaciones.

Quiero tu fe, tu sinceridad, tu obediencia, tu perseverancia, tu tenacidad y persistencia en mí, en mi palabra, en mi presencia. No temas, estoy contigo hijito de mi corazón.

Amén.

 

 

 

 

 

 

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *