Hijita, hijito ora de nuevo.

Hijita, hijito ora de nuevo, quiero escucharte, me gusta oírte, el dulce sonido de tu voz extraño cuando me llamas Padre, cuando me dices te amo. Yo sé que no te has olvidado de ese lugar oscuro de donde te rescaté, no has perdido tu ánimo, ni tu fervor por creer, por luchar, por seguir adelante.

Te alcancé y te salvé cuando caías por un abismo, te di la mano, transformé tu corazón, ya no eres el mismo. Es por mi amor y por mi fidelidad que has triunfado, todo ese éxito que has tenido, todas las veces que fuiste librado del peligro, no has logrado nada por tus propias fuerzas.  Quiero que lo reconozcas, que lo creas, que lo entiendas, que aceptes que sólo en mi presencia podrás encontrar esa maravillosa felicidad que tu vida necesita hoy.

En tu gratitud y tu humildad encontrarás la llave para una gigantesca bendición, para que no vuelvas atrás, ni te metas en dificultades como sucedió en el pasado, cuando el enemigo se aprovechó de tu debilidad y te enfrentaste cara a cara al fracaso.

Estuve contigo, yo sé que sí te acuerdas y hoy estás muy agradecido, sé que te das cuenta que me necesitas, que me anhelas, que deseas buscarme porque sabes muy bien que yo por amor a ti, derramaré en tu vida abundancia a manos llenas.

Vuelve a esa senda por la que caminaste hacia tu libertad, por este camino por el cual escapaste de la calamidad, tómate de mi mano porque un día te libré de la muerte y la destrucción, pero de hoy en adelante aferrado a mi mano, cubierto por mi manto, protegido por mi amor, nada malo te sucederá.

Por eso quiero que no olvides mis palabras, extraño tu voz cuando con dulzura oras y me hablas, ese timbre musical de tu fervor, el sonido amoroso de tu oración. A mí también me llena de alegría el saber que tengo el primer lugar en tu corazón, me gozo cuando veo que has abandonado el camino de la desobediencia y del orgullo, de la frialdad espiritual, en tu espíritu crece el fuego divino sobrenatural. Llénate de mí ahora, sal y enfrenta los problemas porque hoy muchos milagros sucederán. Dime que me crees y que me amas mucho. Amén.