Hijo, te sacaré de la escasez

Hijo, te sacaré de la escasez y te pondré en la abundancia. Voy a proveer todo lo que necesitas, más de lo que me has pedido y aun mucho mas de lo que puedas soñar e imaginar.

Vienen días de bendición, porque así lo digo Yo, tu Dios, tu Padre.

Tu bendición es recibir el gozo que viene de lo alto, la provisión divina que satisface y llena.

Bendición es enfrentar todo conflicto con la seguridad de que no serás vencido.

Bendición es entregar tu vida en servicio a quien más te ha dado, a tu Dios que te ha salvado.

Bendición es compartir con quien más lo necesita, bendición es enfrentar rechazo y persecuciones sin darte por vencido. Bendición es alegría, bendición es fe y paz en medio de la lucha y el dolor de la tristeza sombría.

Bendición es levantar tu rostro y sonreír como si tus ojos mirasen a Dios que te ama, te cuida y te guía.

Bendición es estar contento con tu pan de cada día y confiar en tu pastor divino, a pastos verdes te guiaré y te daré lo que tu alma anhela.

Recuerda que los días llegan, el tiempo pasa, muchas cosas se quedan, se van, cambian, se acaban, pero tu vida continúa y cada mañana el sol se levanta y te dice que habrá una nueva oportunidad para ti, nuevos momentos de alegría, diferentes retos que enfrentar con las nuevas fuerzas que recibirás de mi palabra santa y poderosa la cual te dice ciertamente que yo estaré a tu lado haciéndote compañía, en las noches negras, en los días claros, en las tormentas fuertes, en las leves lloviznas.

Yo te daré sabiduría para preparar tu espíritu, para crecer cada día y ser un siervo fiel en todo. Mi palabra te lo dice y te confirma que vienen días de bendición y bendición vendrá. Créelo, porque la palabra de tu Padre Santo siempre se cumplirá.

Amén.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *