Hoy se rompe toda maldición

Hoy se rompe toda maldición en tu hogar, en tu familia, en tus finanzas, en tu presente, en tu pasado, en tu futuro.

Hoy es el día que ha hecho El Señor para que te alegres y para que te levantes a tomar las bendiciones que Él ha derramado en ti.

Hoy declaramos que el poder de las tinieblas es derribado y que nunca más serás atacado por tristezas, ni por depresión, ni confusión, ira, enojo.

Hoy es el día de tu bendición.

En El Nombre de Jesús, Amen

Dios es El que guarda misericordia a millares, el que perdona la iniquidad, la transgresión y el pecado, y que no tendrá por inocente al culpable; el que castiga la iniquidad de los padres sobre los hijos y sobre los hijos de los hijos hasta la tercera y cuarta generación, Pero perdona, sana, libra y restaura a quienes le piden perdón y le buscan.

 

No tengas temor, no llenes tu mente con obstáculos que no existen, porque aún las paredes que puedas con tus ojos ver, serán derribadas por la gracia de Dios y su poder.

Recuerda, no es por tus fuerzas, no es por tus obras, no es con espada, no es con ejército, todo lo que Dios hace por ti es por su amor, por su gracia por su Santo Espíritu.

Hay tantas cosas en el maravilloso plan de Dios para tu vida, y todas ellas pueden hacerse realidad en tu vida si tan solo puedes creer.

Dios te ama tanto que el no quiere verte correr hacia el lado contrario donde mora su ternura y su presencia.

La duda puede llevarte por caminos tenebrosos. El permitir que personas siembren en ti desconfianza, calumnias y desprecio en contra de ti mismo, es una manera de no permitir que la gracia de Dios trabaje por completo dentro de tu ser.

Su palabra te dice:

¿No te lo he ordenado yo? ¡Sé fuerte y valiente! No temas ni te acobardes, porque el SEÑOR tu Dios estará contigo dondequiera que vayas

 

Tantas veces hemos oído esto:

No somos lo que la gente dice, no somos lo que nuestras propias emociones dicen, somos lo que Dios nos dice que somos: Sus hijos, perdonados, lavados por la sangre de Jesús, con un futuro maravilloso, mientras estemos en esta tierra.

 

Su palabra te dice:

Dios es bueno y perdonador, abundante en misericordia para con todos los que te invocan. Salmos 86:5

Te repetiré una vez más estas palabras:

Te espera un futuro maravilloso mientras tengas vida en esta tierra, y cuando ya no estés aquí, estarás al lado de aquel que dio su vida por ti, por la eternidad.

Pero mientras tanto, hay muchas cosas por hacer y muchas cosas que El ha puesto en tu corazón las cuales tienen que cumplirse.

No lo dudes, Dios hará maravillas en ti, en tu familia, en tus finanzas. Serás libre.

Come de su palabra, llénate de su Espíritu, cántale dentro de tu corazón y alábale en voz alta, en soledad o en medio de tu familia o personas con quienes te juntas para alabar a Dios.

Esos son momentos en los que debes de entregarte en total alabanza a Dios, y esperar en El para que te siga guiando y siga poniendo en ti esos sueños bellos por los que tienes que luchar.

No permitas que ningún pensamiento de inferioridad te lleve a la derrota.

Ni dejes que pensamientos de superioridad te lleven a la soberbia y a la caída.

No se trata de nosotros. Se trata de lo que Dios hará en nosotros, aun a pesar de nuestras fallas.

Nosotros con humildad y amor, aceptamos sus dones y sus bendiciones y las repartimos a quien necesite, y mientras lo hacemos muchos milagros seguirán sucediendo.

Lo sabemos, lo creemos, lo sentimos, así será,

 

Amén.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *