La Mujer A Quien Tanto Amo Pero Con Quien No Puedo Estar

Acaban de pasar tan solo unas horas desde que volví a hablar con ella. Fue un momento maravilloso, fue una situación casi perfecta. Creo que esa preciosa mujer no sabe la alegría que me produjo hablar con ella. Pero yo admito que luego de ello no he dejado de pensar en volver a verla.

¿Se puede dejar de amar a una persona?

Ella hace que me sienta como nadie más lo ha hecho, me hace sentir confiado, seguro, sin temor, con ella ya no hay más miedo.

Su amistad es lo que dentro de este mundo más quiero. Estar junto a ella es realmente lo que más deseo, pues con todo mi corazón y mi alma, a ella la quiero.

Y el ser más que simples amigos es mi gran sueño. Muchas veces he escrito de esta persona tan especial. Hablé una y otra vez de esta mujer tan genial, pero aun así, su identidad nunca llegué a revelar; puesto que nunca quise que ella misma se llegue a enterar.

Es increíble todo lo que siento cuando estoy con ella. Todo se vuelve maravillo tan solo con su presencia.

Cuando estamos juntos, una simple caminata se transforma en algo sin igual. Una simple conversación se convierte en algo fuera de lo habitual. Las cosas normales, ya no se ven como son, por lo general.

Y pareciera que ella le da ese toque distinto que cambia lo sencillo por lo ideal.
Ella es mi consejera, mi confidente y mi mejor amiga. La persona que me conoce como nadie más en esta vida.

La chica que entiende como me siento cada día, y la que sabe cuándo digo la verdad o alguna mentira.

No la podría llegar a engañar, pues me conoce demasiado. Ella sabe distinguir si le digo la verdad o si le digo algo falso. Para ella soy más que un amigo, casi como un hermano, pues ya me conoce desde hace muchos años.

Si ella pudiera leer uno de los poemas que le he escrito, le diría que la amo; que no me importan las cosas que haya hecho, pues la quiero a mi lado. Que no me importa nada de lo que sucedió en el tiempo que nos habíamos alejado, pues lo que deseo es junto a ella formar un hogar, cumplir lo que tanto he soñado.

Sé que ella ama desde hace mucho a otro hombre. Su corazón le pertenece a alguien que la desconoce.
Un corazon herido

No es por hablar mal de él, pero yo no creo que sea un buen hombre, pues ella lloró muchas veces mientras ha estado con él y él no la apoyó en aquel entonces.

Las historias de amor a veces nos rompen el corazón o nos ayudan a entender que estamos haciendo o sintiendo y cómo podemos mejorar, arreglar nuestra relación o, de plano, decir adiós y caminar hasta que Dios traiga a la persona amada a nuestro camino.

Esperemos que todos nuestros lectores estén viviendo una vida sentimental sana y sin dolor, porque vivir en constante dolor y angustia, no es la voluntad divina ¿Tú qué opinas?

By Cristian Flores.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *