Mi novia, mi bella princesa, te amo y te cuidaré con todas mis fuerzas

Eres tú mi novia, mi bella princesa, la chica más hermosa en toda la tierra. Mi amor, mi ilusión, mi nena bella; la mujer que me hace soñar con tan solo verla.

Ya ha pasado bastante tiempo desde que nos conocimos. Ha transcurrido bastante tiempo desde que amigos nos hicimos, pero durante este tiempo me di cuenta de que me haces sentir vivo y me he llegado a percatar que cuando me hablas, mis tristezas suelo olvidar.

Por eso traté de ganarme tu corazón, entregándote mi amor e intenté hacer que te des cuenta de que para mí tienes mucho valor. Por esto, hice muchas cosas para tratar de llamar tu atención y lo hice con mucho esfuerzo, amor y mucha dedicación.

Aunque no fue nada fácil hacer que valores aquellas cosas que hice, ya que las rechazaste muchas veces haciéndome sentir triste, pero no me di por vencido, al contrario, me obstiné en conquistarte e hice muchas cosas que con el tiempo lograron enamorarte.

Muchas personas consideraron que era en vano mi esfuerzo, se burlaron de aquellas cosas que yo estuve haciendo. Pero lo que pasó después de todo, ellos no predijeron, pues fue algo maravilloso que no parecía que terminaría sucediendo.

Este suceso tan genial que pasó luego de toda esta historia fue el que tú me abrieras tu corazón, convirtiéndote en mi novia, y, ¿sabes? ese día fue uno de los mejores de toda mi historia; por lo cual, no podré olvidarlo ni mucho menos sacarlo de mi memoria.

Desde aquel día me sentí una de las personas más dichosas de la tierra. Pude experimentar un amor que no puede experimentar cualquiera. Además de esto, fue este amor el que me ayudó a sentir mi alma completa, pues en ti hallé a la persona que necesitaba para alcanzar una vida plena.

Pero descubrí algo en ti que me causó mucha tristeza. Algo que me hizo pensar que la vida, con muchos, es perversa y estos fueron los sufrimientos que llevabas contigo. Aquellos males que te hicieron las personas a quienes habías querido.

Esto me hizo tomar una decisión mucho más grande. Me hizo optar por hacer algo mucho más importante. Algo que de esa situación pudiera sacarte, de modo que pudiera, así, rescatarte.

Lo que decidí fue luchar por traer alegría a tu corazón lastimado. Apoyarte con todas mis fuerzas, a dejar la tristeza en el pasado, de manera que puedas darte cuenta de cuánto realmente te amo, y que no es tan solo compañía la que quiero a tu lado.

Mi objetivo es hacerte sentir la mujer más amada, pues eso es lo que de ti piensa mi alma e intentarlo me alegra como no podría hacerlo nada, ya que mi dicha es ser quien te ayude a recobrar tus alas…

Pues eres tú mi princesa amada, mi bella nena que me hacía tanta falta; la que llegó a llenarme de mucha alegría y a quien debo esta hermosa poesía.

By: Cristian Flores.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *