LOS CRISTIANOS TENEMOS QUE SER LIDERES

lideres
LOS CRISTIANOS TENEMOS QUE SER LIDERES
 

Muy buen día, hermanos siguiendo con el tema de esta semana que es el propósito de Dios con nosotros; en este día quiero compartirles acerca de que “uno de nuestros propósitos en esta tierra es ser líderes”. 

Cuando se digo que tenemos que ser líderes no me refiero a considerar que estamos delante de los demás ni que seamos superiores ni nada por el estilo; por el contrario un líder debe de ser el que más sirva a su comunidad, el que se esfuerce más por lograr los objetivos que tiene la iglesia o en otras palabras el que trabaje más. 

 
1) EL MUNDO ANDA SIN RUMBO, NOSOTROS TENEMOS QUE MOSTRARLES EL CAMINO. 

El mundo está perdido en sus deseos y pasiones desordenadas, haciendo cosas incorrectas de manera continua; muchas veces por que no quieres hacer el bien, pero generalmente por ignorancia, o mejor dicho por desconocer la palabra de Dios. 

La maldad de este mundo está por todas partes, aún hay corrupción en medio de la política y todas las autoridades; la justicia ya no se administra bien pues se hace lo malo casi siempre, dejando de lado el bien.  

Algunas personas aún han llegado a tal extremo de considerar bueno a las cosas que realmente son malas; y llamar malo a las cosas que realmente son buenas. 
¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo! 

¡Ay de los sabios en sus propios ojos, y de los que son prudentes delante de sí mismos! 

¡Ay de los que son valientes para beber vino, y hombres fuertes para mezclar bebida; los que justifican al impío mediante cohecho, y al justo quitan su derecho!” (Isaías 5:20-23) 

Pero en medio de este mundo que se encuentra en estas pésimas condiciones Dios quiere que nosotros seamos luz y encaminemos a esas personas, siendo unos líderes que los guíen hacia Dios y les instruyan en la palabra de Dios. 

Es por eso que Dios no quiere que vivamos escondidos, sino que salgamos a influir de una vez a los demás, con una actitud de liderazgo. 

Vosotros sois la luz del mundo; una ciudad asentada sobre un monte NO SE PUEDE ESCONDER, Ni se enciende una luz y se pone debajo de un almud, sino sobre el candelero, y alumbra a todos los que están en casa. 

Así alumbre vuestra luz DELANTE de los hombres, para que VEAN vuestras buenas obras, y GLORIFIQUEN a vuestro Padre que están los cielos” (Mateo 5:14-16) 

Este texto es claro al decirnos que debemos de ser ejemplos para las demás personas de manera que ellos “vean” y puedan aprender de nosotros; para que así puedan hacer lo mismo, glorificando de esta manera a nuestro Señor. 

Nuestra tarea debe de ser encaminar a este mundo hacia el camino correcto; pero esto solo lo podremos hacer si primeramente nosotros somos encaminados correctamente hacia el camino correcto y este es el motivo por el que debemos de leer y meditar en la palabra de Dios de la misma manera como debemos de congregarnos en una iglesia. 

 

2) LOS CRISTIANOS DEBEMOS DE SER UN LIDER EN TODOS LOS LUGARES. 

Un cristiano tiene que aprender a liderar en cualquier lugar que se encuentre ya sea en el trabajo, en el colegio, en el instituto, en la universidad, en la casa, etc. 

Pues las demás personas siempre van a estar viendo nuestras formas de comportamiento y es nuestra responsabilidad que ellos vean en nosotros lo bueno de manera que puedan pensar bien de nosotros. El comportarte como una luz en medio de todos te abrirá la puerta en uno u otro momento para que tu liderazgo sea mayor; por ejemplo si tu aprender a vivir rectamente y logras demostrar que tus ideas e ideales son siempre en torno a cosas buenas, además logras demostrar que eres alguien de palabra, que no miente y que ha aprendido a tomar decisiones; en su momento terminaran pidiéndote que tu tomes un liderazgo sobre ellos y que les ayudes a tomar las decisiones más importantes. Por ejemplo tenemos el caso del Rey David. 

Yéndose luego David de allí, huyó a la cueva de Adulam; y cuando sus hermanos y toda la casa de su padre lo supieron, vinieron allí a él 

Y se juntaron con él todos los afligidos, y todo el que estaba endeudado, y todos los que se hallaban en amargura de espíritu, y fue HECHO JEFE de ELLOS; y tuvo consigo como CUATROCIENTOS hombres.” (1 Samuel 22:1-2) 

David se encontraba en una de las peores situaciones de su existencia, estaba huyendo por su vida ya que el rey Saúl planeaba matarlo, y en medio de esa huida llego a refugiarse en una cueva donde se refugiaban personas que andaban huyendo de la vida al igual que él, pues estos estaban endeudados o habían cometido algún acto que los forzó a huir también a dicha cueva. Sin embargo David fue luz delante de ellos y llego a influenciarlos, de manera que ellos decidieron convertirlo en su “JEFE” o mejor dicho “LIDER”, y la manera en que David influencio en estas personas fue tan grande que ellos también llegaron a convertirse en personas importantes, pues estos terminaron siendo los “valientes de David” aquellas personas que ganaron impresionantes guerras en contra de los adversarios de Israel y lograron grandes cosas con la ayuda del Señor. 
 
Estos son los nombres de los valientes que tuvo David: Joseb-basebet el tacmonita, principal de los capitanes; éste era Adino el eznita, que mató a ochocientos hombres en una ocasión. 

Después de éste, Eleazar hijo de Dodo, ahohíta, uno de los tres valientes que estaban con David cuando desafiaron a los filisteos que se habían reunido allí para la batalla, y se habían alejado los hombres de Israel. 

Este se levantó e hirió a los filisteos hasta que su mano se cansó, y quedó pegada su mano a la espada. Aquel día Jehová dio una gran victoria, y se volvió el pueblo en pos de él tan sólo para recoger el botín. 

Después de éste fue Sama hijo de Age, ararita. Los filisteos se habían reunido en Lehi, donde había un pequeño terreno lleno de lentejas, y el pueblo había huido delante de los filisteos. 

Él entonces se paró en medio de aquel terreno y lo defendió, y mató a los filisteos; y Jehová dio una gran victoria” (2 Samuel 23:8-12) 

Así mismo tenemos que ser nosotros también personas que lideren delante de las demás personas, encaminándolos hacia Dios. 

 

Espero que este post haya sido de bendición para tu vida, visítanos el día de mañana también, pues mañana compartiremos el último tema de esta semana, referente a nuestros propósitos en esta tierra.


What are your thoughts?