Mi pareja no me habla, ¿qué hago?

mi pareja no me habla¿Qué hago, si pareja no me habla durante semanas?

Si su esposo deja de hablarle durante semanas. Estos consejos, sin duda, la ayudarán a que usted y su otra mitad estén felices otra vez.

Muchas gracias por ayudarme con sus recomendaciones. Dios bendiga esta hermosa página en la que podemos encontrar ayuda para nuestros padecimientos.

Ya he ofrecido orientación sobre un caso muy parecido a algo que me pasó y en ese entonces tomé la decisión equivocada, por lo que no quería que esa persona aquí hiciera lo mismo. Bueno… ahora es mi turno. Necesito resolver este problema rápidamente.

Amigos, ¡no puedo soportarlo más! Estoy tan desesperada que lo que quisiera es escapar, irme lejos. A pesar de que sé que lastimaría a los miembros de mi familia, específicamente a mis hijos que son adolescentes.

Me casé con Felipe a los 30 y él a los 32. Eso fue 19 años antes. Tenemos una niña y un niño de 17 y 13 años respectivamente.

Somos una pareja común, como la gran mayoría

Soy abogada y trabajo en una empresa federal. Sin embargo, en mi trabajo todos terminamos haciendo cualquier cosa que sea necesaria. Mi esposo es un profesional de la contabilidad y también labora en una compañía de medicamentos.

De hecho, hemos llevado una vida razonablemente satisfactoria. Como toda pareja hemos tenido nuestras tensiones. Nada en particular: desacuerdos en la corrección de los niños, problemas económicos y otros problemas comunes en un matrimonio, creo.

Con respecto a nuestra vida íntima, bueno, en realidad siempre ha sido básica. No asumo que él esté completamente encantado conmigo como mujer, y en el fondo, yo tampoco estoy completamente complacida. Siempre tengo esa sensación de que necesito algo, y él también, creo.

Aun así, del 1 al 100, hemos vivido hasta, digamos, el 85 de nuestras posibilidades como pareja y familia, tanto en felicidad como en seguridad.

Sin embargo, durante este último año, nuestra conexión se ha venido abajo. ¿Por qué? No comprendo. Me condena por todo en cada una de nuestras discusiones, aunque nunca hemos tenido una conversación seria en la que no termine regañándome y tirándome todo lo que encuentre en el camino.

Mi marido no me habla con palabras dulces, puro odio últimamente

Me critica por arreglarme para ir a trabajar. Él me condena por permanecer delgada y en forma. Me echa en cara que siempre sonreía a todos, especialmente a los hombres (¿Y quiere, qué les llore o les ladre?).

También me reprocha que nunca me haya preocupado por él o que no soy lo suficientemente cariñosa. Pero yo le he preguntado a mis hijos y ellos me dicen que soy atenta y cariñosa con él. No entiendo por qué me dice esas cosas.

Reconozco que soy respondona, no me quedo callada. Mi esposo es extremadamente descuidado, mi pareja a veces actúa con dejadez. Pienso que él es muy afortunado: ha sido bendecido con una hermosa familia, pero siempre termina tomando malas decisiones. Siempre escoge lo más económico, haciéndonos sentir miserables.

Por ejemplo, su manera de vestir, en su modo de comprar ropa tanto para los niños como para mí. No me gusta que me compre «regalos». Para mi esposo, un vaso, un plato, una taza son regalos que a mí me deben encantar. Es más, me compró el otro día un delantal. Esta ha sido la única prenda de ropa que me ha comprado.

Mi pareja no me habla por esto

Mi problema empeoró hace un mes. Mi marido se presentó sin avisar a mi trabajo. No sé si alguien con la mente sucia lo llamó, no sé de verdad qué pasó, pero me encontró en la oficina encerrada con mi jefe.

O sea, él llegó, preguntó por mí, le dijeron dónde estaba y fue corriendo a tumbarme la puerta. Así sin más. Les juro que yo no tenía idea de que la oficina estaba cerrada. El señor Arieta y yo estábamos dentro. Él es mi jefe, en ese momento me pedía mi opinión sobre una importante situación de desfalco que estamos teniendo en la empresa, por parte de quienes manejan la chequera.

Al parecer, por la gravedad del tema que íbamos a tratar, mi jefe cerró la puerta al entrar. Yo estaba con el jefe en el lugar de trabajo. Estábamos platicando sobre el problema, no hacíamos nada malo. Ese hombre siempre me ha valorado y yo a él. Su esposa es buena persona, nos llevamos bien. Somos prácticamente hermanos de tanto tiempo trabajar juntos.

Sin embargo, resulta que el esposo aparece y la puerta estaba asegurada desde adentro y no lo sabía. Si mi jefe inmediato la cerró, ciertamente tendría sus razones para hacerlo, realmente no quería que nadie nos escuchara.

Doy testimonio, les juro por mis hijos, nunca se me ha ocurrido algo que ver con mi jefe y también dudo que le interese como mujer. ¡Ah! Sin embargo, esto fue suficiente para que mi cónyuge me hiciera un pancho frente a todas las personas en el lugar de trabajo.

Después del Pancho que me armó, estoy avergonzada

¡Yo no puedo ver a la cara a mis compañeros de oficina! Mi esposo se fue de allí y hasta el día hoy, no habla conmigo.

Como ejemplo, mi hermano murió hace un mes y fue en esos días cuando me hizo la escena en la oficina. Desde que me enteré de su muerte, hasta que lo sepultamos, no me habló para decir:»Siento tu perdida, cuenta conmigo»… cosas de esas que se dicen en los funerales.

Me da coraje porque siempre trato de mantenerme a distancia con problemas similares. Trato de ser buena cristiana.

Yo necesito a mi marido, no puedo ni quiero estar sola. ¿Qué, no? ¿O algunas de ustedes, hermanas, no necesitan de su pareja a su lado?

Yo lo extraño cada noche, él se va a dormir a otra habitación. Sé que él no es perfecto, yo tampoco lo soy, pero lo amo. Díganme, por favor, qué debo hacer para recuperarlo…

Atentamente,

La Injusta Vida