No estés triste mi palabra no miente

No estés triste, mi palabra no miente.

Muchas veces te he hablado prometiendo planes de bien para ti y para los tuyos, bendiciones sorprendentes, y un mejor futuro.

Yo lo dije, está escrito, yo lo cumplo, yo lo haré. Llénate de paz y alegría si me crees, confía en mi palabra y no sigas preocupado por lo que vendrá. No permitas que pensamientos negativos azoten tu mente.

La preocupación te roba la felicidad, ciega tu vista, te quita la energía, empaña tu visión espiritual.

Usa tu fe y acompáñame por un camino mejor, por la senda de las emociones firmes, de la paz y la serenidad.

Yo sé que eres atacado cada día, el enemigo quiere derrotarte y se burla de tu valentía, te dice que tu fe no sirve y que no llegarás muy lejos si te sigues aferrando a mis promesas.

Pero yo te desafío a que te levantes, que mires de frente a todos los obstáculos  y situaciones negativas que estás enfrentando y que, declarando mi palabra avances con todas tus fuerzas y aun si te sientes cansado tu sabes que estaré a tu lado para fortalecerte y guiarte por los senderos por los que debes caminar.

Te lo repito, ese enemigo que tanto presume de poder, no te puede derrotar, todo lo que el te dice y te grita son mentiras. ¿Le creerás al diablo infame o al Dios que te dio la vida?

Las tormentas me obedecen, mi poder es infinito, muchos quieren derrotarte, pero solo yo te puedo ayudar. Tu podrás fallar mil veces, pero con mi gracia y mi amor yo te puedo rescatar.

Quiero ayudarte,

Voy a sanarte,

deseo bendecirte,

mi voluntad es ayudarte y salvarte.

Lee, cree y confía en mi palabra. Mantente firme, en los días que vienen haré grandes milagros y maravillas en tu vida y en tu familia. Así será,

Amén.