No has sido derrotado

No has sido derrotado,

sigues luchando,

continúas vivo, aún estás de pie.

Decidiste creer en lo que yo te prometí y eso te llena de una fortaleza divina y sobrenatural,

nada ni nadie te puede vencer, nadie te podrá derrotar.

Quiero que recuerdes bien estas palabras y sigas resistiendo los ataques impunes con los cuales el enemigo quiere asustarte, tratando de hacer que todos tus sueños abandones pero no lo logrará,

tú me perteneces,

con mi mano poderosa te protejo,

con mi espada resplandeciente te defiendo,

tu victoria estará siempre en mi palabra.

Tienes que mirarte en el espejo de mis promesas poderosas y estar siempre seguro de que,

para mí eres de gran valor.

La lucha más fuerte es contra tus propias emociones, que a veces confundidas te llevan a sentir y a pensar en muchas cosas que no son verdaderas y que si no te cuidas te pueden derribar.

Tú no te guías por todo lo que sientes,

no te sientas derrotado por todo lo que miras,

no te llenarás de miedo por noticias malas o situaciones que parecen negativas.

Porque en todo momento y en todo tiempo yo tengo el control,  todas las cosas las transformo para el bien de aquellos a los que amo y tú estás entre esos escogidos,  con mi sangre te he lavado,

con mi Espíritu te he llenado,

te he dado el poder para que seas vencedor en todas las cosas,

si te aferras a mí con todo tu corazón.

En mi amor refúgiate siempre y en esta hora mientras recibes mi palabra,

ten la seguridad de que aún tus propios errores serán cambiados para tu beneficio,

no sufrirás más,

tu familia estará bien y mientras los días sigan pasando continuarás viendo como sigues avanzando en lograr esos sueños que tanto habías anhelado,

en cumplir los planes que yo tengo para ti.

Tal vez en ratos te sientas cansado,

eso es normal.

Pero cuando los problemas son tan negros que ciegan tus ojos y no puedes ver por donde caminas, tal vez puedas sentirte derrotado,

pero esto no es verdad.

Yo te llevo de la mano aún en la oscuridad.

No temas hijito,

tu Padre que te ama nunca te abandonará,

dime ahora que me crees

y que en mis brazos te sientes seguro.

 

AMÉN