No hay ninguna situación que sea imposible

No hay ninguna situación que sea imposible, no hay ningún obstáculo que confiando en mí no puedas vencer, no hay nada ni nadie que te pueda detener de cumplir con mi voluntad y mis mandamientos, con mis planes y mis preceptos, no existe nada que pueda pararte de alcanzar todos tus sueños.

Todo lo que para ti he planeado se cumplirá, el enemigo siempre viene para atemorizarte, está tratando de debilitarte, pero al enfrentar sus ataques yo te haré más fuerte, te llenaré de ímpetu y valor, serás valiente y como siempre al final de la prueba terminarás como victorioso vencedor.

Cuando vengan las pruebas, recuerda siempre, que el enemigo intentará cualquier cosa para que olvides que te amo, pero nada de lo que haga será suficiente. Pon esto en tu mente, todas las cosas que en tu camino encuentres obrarán para tu bien, con mi ayuda, con mi poder te voy a prosperar y te subiré a otro nivel. Al lugar de mi presencia donde todas las cosas buenas y bellas son posibles, tu salud mejorará, las puertas se abrirán, tus problemas se solucionarán, todo será mejor, pero, cree en mí y déjame hacer las cosas a mi manera y a mi voluntad.

Quiero tu oración, vuelve a leer mis promesas detenidamente y cuando inclines tus rodillas, dímelo fervientemente, que tú crees de todo corazón que todo lo que te digo, te hablo, te escribo y te prometo se cumplirá, palabra por palabra. Tu crisis pasará, pero mis promesas se cumplirán, el cielo y la tierra se acabarán, pero mi palabra es eterna. Mis designios son para tu bien, las cosas que yo te doy son para tu prosperidad. En tu mente, en tu alma, en tu salud, en los asuntos de tu casa. Con tus ojos mirarás mi bendición resplandeciente brillando en el centro de tu hogar. Tú y tu familia lo reconocerán y me lo agradecerán.

Alábame y adórame con toda tu alma. Es tiempo de que lo hagas.

Amén.