No te alteres

No te alteres, vienen cosas buenas para ti. Hijo, viene el tiempo donde vas a recuperar muchas cosas perdidas. Serás testigo de que nada es imposible para tu Dios. Tu destino está en mis manos y de nadie más. Yo te haré florecer aún en tierra estéril, en ese lugar donde todos se quejan de escasez y necesidad, en el lugar donde otros deciden abandonar sus esperanzas, pero tu hijito de mi corazón, en este mismo lugar te fortalecerás, renacerán tus sueños y aun éxito seguro te levantarás.

Hijo, todo eso que hicieron para destruirte, yo lo transformé para mejorarte. Lo que hoy parece una gran prueba, mañana será un gran testimonio.

Un milagro grande viene en camino, tu oración fue contestada. Lo que yo quiero darte es mucho mejor de lo que tú vas a pedirme. Ten fe, te voy a  sorprender con cosas grandes.

Confía en mí aun cuando no puedas ver claro tu destino.  No importa que tan bajo hayas caído, mi mano puede levantarte. A veces parece que guardo silencio, pero nunca estoy ausente. Mi mano te sostendrá hasta que triunfes. Mis tiempos están a tu favor, aprovéchalos, es momento de actuar.

Si te digo que camines, camina, si te estoy ordenando que te levantes, levántate, si te estoy declarando vencedor y victorioso abre tu corazón a lo que te estoy diciendo y no regreses en tu mente a lo errores y pecados del ayer. Lo pasado quedo atrás, he aquí yo cambié tu vida y te transformé por completo. Ya no eres el mismo, tu futuro esta en mis manos, en mi presencia te guardaré y te protegeré por eso te mando de nuevo:

No debes de temer.

Dime ahora con tus labios que me crees.

Amén.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *