No te desesperes, te estoy escuchando

No te desesperes, te estoy escuchando, te estoy protegiendo, te estoy ayudando. Muy pronto verás el resultado de tus oraciones, pero hay otras cosas que con tus ojos no puedes mirar. Algunos frutos tardan más en crecer, tienes que estar listo para entender y poder recibir tantas bendiciones que para ti estoy preparando.

Por lo pronto cuando te sientas cansado, yo estaré contigo, puedes venir y recostar tu cabeza en mi hombro, puedes hablar conmigo.

Recuerda mis palabras siempre, recítalas en tu mente, mis promesas ayudarán a que tus pensamientos no vaguen en el pasado, que tus sentimientos se afiancen en el presente. El futuro trae para ti muchas oportunidades y sólo aquellos que miran hacia el frente con ánimo de luchar y conquistar, son los que persisten en ganar, son los que recibirán bendiciones excelentes.

Se abre para ti la puerta de la reconciliación, afirma tu sendero con perdón, aquellos que te ofendieron y se burlaron, te respetarán y volverán a ti.  Ellos entenderán cuánto te he bendecido.

En aquel día cuando te vean, sabrán que estoy contigo y que siempre lo estaré, te convertirás en la cabeza de toda una comunidad y ayudarás a muchos, créelo, porque así será.

Tú tienes la fe, cuento con tu fidelidad, a ti te he dado la encomienda que debes de cumplir y no temas porque nada te ha de faltar, nada necesitarás, recibirás abundancia, la guardarás con prudencia, la multiplicarás con humildad.

Éste es un día especial que nunca olvidarás porque yo mismo te he hablado y tú lo sabes.

Es tiempo de caminar hacia la meta, es tiempo que tus sueños se hagan realidad, es tiempo de que yo te dé todo lo que me has pedido. El tiempo es hoy, el día es ya. Te amo.
Amén.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *