Oración de alegría. 

Dios grande, fuerte y poderoso, Dios divino y hermoso, bendito sea tu nombre por siempre.

Gracias por el nuevo día, por las nuevas oportunidades; por cuidarnos durante la noche y el descanso recibido en ella. Por el aire que respiramos, por la salud y la vida.

Que gozo es saber que podemos contar con tu cuidado. Saber que tienes cada detalle de nuestras vidas en tus manos nos llena de alegría y paz pues quién mejor que tú para guardar nuestra vida.

Gracias porque podemos descansar en ti. En medio de las dificultades sentirnos gozosos y alegres pues tu das paz en medio de la tormenta. Contamos con la dicha de saber que eres poderoso para guardarnos del mal, y eso alegra nuestros corazones.

Bendecimos tu santo nombre y nos regocijamos en tu salvación. Alegres venimos delante de ti por las grandes proezas y maravillas que haces cada día a nuestro alrededor, a favor nuestro y de los nuestros.

Nos gozamos en ti y en tu infinita misericordia; son nuevas cada mañana, y pedimos que nos alcancen cada día.

Confiamos en que has de librarnos del mal, que no nos dejarás para siempre en necesidad, que tu brazo fuerte nos defiende del maligno, y por eso vivimos agradecidos y alegres en todo tiempo.

Gracias por el placer de disfrutar el reír, el compartir con nuestros seres amados, por recibir bendiciones en abundancia de ti. Nuestro corazón rebosa de contento.

Gracias bendito Dios. En el nombre de tu Hijo Jesús, amén.