Oración para abundancia

Padre Celestial, oro ante ti para pedir por la bendición de este día.

La semana casi en culminación, fue un bello tiempo de meditar en nuevos planes, en mejores oportunidades, de renovar compromisos, de sacar del baúl de los recuerdos los planes que quedaron sin finalizar.

Eres grandioso, Señor y todo lo puedes, te alabo en el nombre de tu hijo, Jesús, eres maravilloso y sé que me otorgarás la salud y la inteligencia para seguir adelante y para terminar este año habiendo cumplido cada una de las resoluciones que he decidido realizar.

Por tu poder he sacado a mi familia adelante y deseo consagrar a ti todos mis esfuerzos que en los meses que vienen tenga yo que hacer en mi trabajo y en cada una de mis actividades.

Guía mis pasos, cuida mi salud, lléname de serenidad, cólmame de sabiduría.

Padre, quiero seguir tus mandamientos, quiero imitarte, deseo ser como tú en cada aspecto de mi vida.

Transforma mi carácter y ayúdame a vencer toda pereza y negligencia que el enemigo pueda usar para echar abajo lo que he construido, para traer vergüenza y desánimo a mi corazón.

Quiero convertirme en un ejemplo valioso que sirva como modelo a seguir para mi familia y para muchas generaciones por venir. Que todo lo que yo sufro y todo lo que lucho deje siempre una enseñanza firme e inolvidable a mi vida y que los demás vean, y aprendan.

Dame la oportunidad y la capacidad para poder servirte.

¡Bendíceme, Señor! No permitas que mi debilidad me robe la paz.

Este es un año maravilloso en el cual estoy seguro veremos muchos cambios en nuestras vidas.

Con ojos de fe podemos ver ya como nuestros hijos son transformados, como nuestros familiares son sanado, como no alcanzan nueva bendiciones y mejores oportunidades para trabajar, servir, estudiar.

Caminaremos por fe y no por vista, creeremos en la firmeza de tus promesas y no en la inestabilidad de las cosas de este mundo.

Tu palabra será nuestra luz, no andaremos en callejones de depresión y oscuridad.

Lucharemos, pero creceremos, batallaremos, pero cosecharemos fruto, esperaremos, pero veremos con gozo como crecemos en gracia y en sabiduría y como las puertas cerradas se empiezan a abrir.

Este es un año en el que gozaremos de tu maravillosa bendición.

Amén

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *