Reflexión sobre el mal carácter: El indio

 

Si tienes problemas de ira o mal carácter, resuélvelos con este buen consejo…

Todos los días tenemos muchas oportunidades de enfadarnos, estresarnos u ofendernos. Pero lo que haces cuando permites que te dominen estas emociones negativas es darle a algo fuera de ti mismo poder sobre tu felicidad. Mejore elije no dejar que las cosas pequeñas te molesten. Por cada minuto que permaneces enojado, pierdes sesenta segundos de paz mental.

Un día, un anciano indio describió su conflicto interno: Con gran seriedad el viejo dijo: “En mí hay dos cachorros. Uno de ellos es cruel y malo, y el otro es bueno y obediente. Los dos están siempre y en todas las circunstancias luchando…”.

Entonces le preguntaron cuál de ellos era el que terminaría ganando. El sabio indio se quedó en silencio por un momento, y después de pensar durante unos segundos contestó:

– Terminará ganando el que yo alimente.

Por tanto, trata de no perder los estribos, Ahora, si te enfadas, debes preguntarte “por qué me siento así”. Si puedo encontrar la fuente de tu enojo, puedo convertir esa energía negativa en algo positivo. 

 

VERSÍCULOS BÍBLICOS QUE NOS HABLAN DE LA IRA:

“El que tarda en airarse es grande en entender; pero el que se impacienta en el espíritu exalta la necedad” (Proverbios 14:29).

 

“Busca al SEÑOR y su fuerza; busca su rostro continuamente”1 (Crónicas 16:11).

 

“Por encima de todo, protege tu corazón; por ello fluye la vida” (Proverbios 4:23).

 

“Por lo tanto, ten cuidado, y guarda tu alma con diligencia, para que no olvides las cosas que tus ojos han visto, ni te apartes de tu corazón todos los días de tu vida; más bien, las enseñarás a tus hijos, y a los hijos de tus hijos (Deuteronomio 4: 9)”.

 

“El corazón manso es la vida de la carne; Pero la envidia pudre los huesos” (Proverbios 14:30).

 

Antes de darle rienda suelta a tu ira, pregúntate: ¿Ofrecí la paz hoy? ¿He traído una sonrisa a la cara de alguien? ¿He dicho palabras de sanación? ¿Dejé ir mi ira y mi resentimiento? ¿He perdonado? Estas son las verdaderas preguntas. Debo confiar en que el poco de amor que siembro ahora dará muchos frutos, aquí en este mundo y en la vida venidera.

Por favor, ten en cuenta a cuál animal dentro de ti alimentarás… Priva de alimentos a aquel que crecerá y se convertirá en una bestia incontrolable. O mejor, alimenta a aquel que crecerá y servirá de bien a ti mismo y a los demás. No te dejes llevar por la ira. Como decía el Chavo del 8: “La venganza nunca es buena, mata el alma y la envenena”.