Dudaba de su integridad por su apariencia, pero después de ver la cámara… se arrepintió (VIDEO)

Las cámaras de vigilancia muestran a un joven sosteniendo algo en su mano que dejó a la familia en estado de shock. El adolescente llamó a la puerta de la residencia, pero la madre y sus dos hijas miraban aterrorizadas desde adentro; lo que sucedió después fue inesperado.

La familia Vang en Elk Grove, California, Estados Unidos, tiene cámaras de vigilancia instaladas en su residencia. Estas muestran lo que en verdad estaba tratando de hacer este joven, todo lo contrario de lo que ellos esperaban. Melissa Vang estaba sola en casa con sus dos hijas pequeñas. De repente, Melissa oyó que alguien llamaba a su puerta. En lugar de ir a ver quién era, Melissa pensó que era algo peligroso, así que no se dirigió a la puerta. Pero luego revisó la cámara de seguridad para ver qué había grabado. Su miedo desapareció cuando vio que no era un atacante. La persona que llamó a su puerta era un adolescente, que aparece mostrando una mano levantada frente a la cámara, sosteniendo la cartera de su esposo. Melissa corrió hacia la puerta, pero desafortunadamente, era demasiado tarde, porque el joven se había ido, dejando la billetera de su esposo con 1500 dólares en efectivo.

El joven que aparece en el video devolviendo la cartera es Tyler Opdyke, un adolescente de 18 años que afortunadamente encontró la cartera mientras estaba en el vecindario repartiendo folletos para StrikeZone Pest Control, cuando este encontró la billetera en la entrada del garaje de la propiedad de la familia Vang. El chico inmediatamente quiso devolverla, Tyler dice: “Cuando llamé a la puerta, sentí las voces de las pequeñas, y me pregunté ¿por qué nadie contesta? Intuyendo que era evidente que había encontrado la billetera, abrir la puerta era lo lógico”, por lo que este joven decidió fue mirar a la cámara y mostrar la cartera con el dinero. Pero como nadie respondió, la dejó en la puerta y se fue.

Tyler admite y encontrar una billetera con 1500 dólares fue tentador, especialmente porque pronto comenzará la universidad. Pero su primito estaba a su lado y no dudó en devolverla. Taylor era su ejemplo, no iba a decepcionarlo. Además, el joven explica que fue educado en el Evangelio y que sabía que la billetera no le pertenecía. Pensó en la familia y sus necesidades.

Melissa Vang, por su parte, decidió agradecer a Tyler a través de Facebook. En la publicación Melissa explica que el dinero pertenecía a varias personas, porque era una donación para un evento. Sin embargo, se disculpó públicamente con Tyler por haber dudado de su integridad y prometió una compensación monetaria por su honesta acción, ya que sabe que es un joven trabajador, quien está tratando de recaudar dinero para sus estudios.

Hoy en día la honestidad es un valor moral en extinción. Es muy raro encontrar algo y devolverlo, aunque tenga la dirección y todos los datos de la persona que ha perdido el objeto. Por ejemplo, muchas veces encontramos un teléfono celular el cual tiene números de contacto evidentes como “mami”, “papi”, “tía Luisa”, “Tío fulano” …  números que podemos contactar para devolverlo a su dueño. Sin embargo, la deshonestidad gana. Es muy triste que hoy tengamos miedo incluso de abrir una puerta que, hace 30 o 40 años…. siempre dejábamos abierta.

¡Bien por ti, Tyler! Tus valores nos llenan de orgullo y hacen de este mundo un lugar mejor.