Soy de Jesús, soy oveja de Su redil

Jesús prometió a sus ovejas que Él, el buen pastor, estaría siempre presente y atento a su seguridad. Por lo que, puedes estar seguro de que, no solo nada te faltará sino que nadie te arrebatará de Su mano.

“Eres oveja de Jesús,

formas parte de Su redil.

Él te ha rescatado del lodo de

la desesperación y ha

perdonado tus pecados.

Te ha colocado en un lugar

bello y lleno de paz, donde

Él te alimenta con pastos

verdes, y Él ha prometido

que nadie podrá arrebatarte

de su mano”.

Hermes Alberto Carvajal